24 de septiembre de 2020 24/9/20

La Guardia Civil detiene a cuatro personas por obligar a menores de edad a mantener relaciones sexuales

    La Guardia Civil, en el marco de la operación “GARFIO”, desarrollada en la Comunidad Valenciana, ha detenido a cuatro personas e imputado a otras dos por obligar a menores con edades comprendidas entre los 14 y 17 años y de nacionalidad española, a mantener relaciones sexuales con adultos a cambio de dinero, drogas y dádivas de diversa índole. Se les imputa los delitos de prostitución y corrupción de menores.

    La operación se inició a raíz de una denuncia interpuesta ante la Guardia Civil donde se ponía de manifiesto la existencia de una red que podía estar obligando a menores de edad a mantener relaciones sexuales periódicamente con adultos.

    Posteriormente, se pudo constatar que alrededor de una veintena de mujeres menores de edad estaban manteniendo estas relaciones sexuales y en muchos casos se venía realizando desde hace años.

    Por tal motivo, la Guardia Civil estableció un dispositivo para identificar y localizar a los autores, dando como resultado la detención de 4 personas y la imputación de otras dos.

    Señoritas de compañía
    Para realizar los encuentros con las menores de edad, la red disponía de una vivienda equipada con jacuzzi, cama redonda, pantalla plana gigante para el visionado de videos de contenido sexual y todo tipo de accesorios. Asimismo algunas de las jóvenes pasaban todo el día con los ahora detenidos como “señorita de compañía”.

    Los implicados en la trama recogían con sus vehículos a las menores a la salida del colegio para llevarlas al cine, de compras o a la vivienda donde realizaban los encuentros. Normalmente, las víctimas accedían por necesidad de dinero sin que tuvieran intención de realizar los encuentros sexuales.

    Asimismo, la red premiaba con más regalos a las menores que conseguían captar a otras menores para que accedieran a tener encuentros con los detenidos, a las cuales también les pagaban o les ofrecían regalos.

    Esto llevaba a crear una cierta competencia entre las jóvenes, que en muchas ocasiones se conocían entre si para obtener más dádivas y acceder a las pretensiones de los detenidos.

    Los implicados empleaban nombres en clave para dificultar su localización.

    En los registros practicados en domicilios y lugares utilizados por la red de corrupción donde se llevaban a cabo los contactos sexuales, se ha intervenido diverso material informático en el que se encontró material de pornografía infantil.

    En la operación han participado agentes del grupo Emumes (Grupo Mujer/Menor) perteneciente a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Castellón.

    Subir