28 de febrero de 2021 28/2/21

Los participantes del proyecto de cocina contra el cambio climático ponen en común sus primeras experiencias

Los participantes del proyecto de cocina contra el cambio climático ponen en común sus primeras experiencias  - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Los participantes del proyecto de cocina contra el cambio climático ponen en común sus primeras experiencias  - (foto 2)

    El pasado martes 12 de febrero tuvo lugar en el antiguo matadero de Godella la primera reunión de coordinación del proyecto de cocina contra el cambio climático, en el cual se formará a seis cocinas de toda la comarca con el objetivo de reducir su imprenta hídrica y medioambiental, y apostar por productos de proximidad y temporada.

    Tal y como explicó la alcaldesa y regidora de Agricultura, Eva Sanchis, «Godella será el pueblo que lidere esta experiencia piloto». Además de Sanchis, en la reunión estuvieron presentes Mónica Rubio, técnica de Agricultura del Ayuntamiento de Godella y Carles Soler, representante de la Asociación Catalana de Comedores Ecológicos (institución encargada de coordinar el proyecto), así como representantes de las distintas cocinas que participarán: el restaurante El Racó (Meliana), la residencia La Saleta (Godella), los colegios Santa Teresa (Valencia), Pare Català (Benimaclet), Cristo de la Providencia (Meliana) y Virgen María del Pilar (Bonrepòs i Mirambell), y el hospital Padre Jofré (Valencia).

    En esta primera reunión de coordinación se puso en común de qué manera se están gestionando los menús en estas cocinas, y cuáles son las principales dificultades a la hora de plantear los tres objetivos que se persiguen: eliminar las proteínas animales y potenciar el consumo de verduras de temporada, servir el gramaje de proteína recomendado por cada grupo de edad y potenciar guarniciones con verdura cocida y cruda, e introducir progresivamente la proteína vegetal.

    Después de esta primera fase de diagnosis, tendrá lugar una formación donde se propondrán los cambios a realizar y, finalmente, se hará una valoración de cómo se ha reducido la imprenta hídrica y medioambiental.

    «Con esta iniciativa, pretendemos también concienciar a la población de lo que comemos y de la importancia no solo de llevar una alimentación saludable sino también de, en la medida de nuestras posibilidades, tratar de reducir las emisiones de CO2», añadió Eva Sanchis.

    El proyecto de cocina contra el cambio climático está financiado por la Diputación de Valencia y apoyado por el departamento de Salud Pública de la Generalitat Valenciana y, además de estos puntos de l'Horta Nord, ya se está implementando en la zona del Baix Llobregat (Barcelona) y en Lleida.

    Subir