8 de marzo de 2021 8/3/21

Rafa Juan, el éxito de liderar una empresa familiar por todo el mundo

Rafa Juan, el éxito de liderar una empresa familiar por todo el mundo - (foto 1)
  • Vicky Foods lleva el nombre de la fundadora, de Gandia y de la Safor para liderar el sector agroalimentario en una crisis sanitaria sin precedentes

Rafa Juan es un empresario de Villalonga, un pequeño pueblo pegado a Gandia. La historia de su éxito empresarial va ligado, inevitablemente, al valor de la familia.

De sus padres heredó, junto a sus hermanos, una empresa llamada Dulcesol. Pasaron de revolucionar el formato de las magdalenas haciéndolas cuadradas a empezar a crecer potencialmente hasta convertirse en uno de los líderes del sector agroalimentario.

Bajo el nombre de la empresa que dirige siempre ha ido e irá ligada la marca Gandia y la Safor, sus raíces son tan potentes que ya es un reclamo para acciones solidarias y entidades.

En 2019 volvió a innovar y revolucionó el nombre para incluir todavía más en estos valores a su madre Victoria, por lo que Dulcesol pasó a la historia y Vicky Foods es el nuevo sello de la marca de Rafa Juan, de sus hermanos y de la fundadora, que sigue disfrutando de los éxitos conseguidos a pesar de las enormes dificultades que supone una crisis sanitaria sin precedentes como la del Coronavirus.

¿Cómo ha afectado la pandemia a Vicky Foods?

La pandemia nos ha cambiado mucho. Llevábamos un año más o menos normal, incluso con unas ventas tranquilas para cumplir el objetivo marcado y de repente nos encierran a todos y fueron dos meses de auténtica locura.

Se nos disparó la demanda, sobre todo de algunos productos básicos, y nos tuvimos que reinventar para poder dar servicio.

Teníamos que pensar en todo, no solo en la parte de fábricas, sino en la materia prima, en el personal para completar los turnos porque no teníamos suficiente, el contacto con todos los proveedores para que nos aprovisionaran, con los transportistas porque en algunas rutas teníamos que doblar los servicios, muchas cosas en poco tiempo.

En países como Francia y Reino unido doblamos las ventas en apenas una semana.

¿Cómo vivió esta etapa?

Fueron dos meses de auténtica locura y caos, hemos tenido numerosas bajas debido a las circunstancias de la pandemia.

Cuando había algún contagio, ya no producido ni siquiera aquí, sino de alguien que había estado en contacto con otra persona contagiada, provocó que llegáramos a tener un número significativo de bajas.

Más o menos hemos controlado todas las situaciones. Además, tuvimos algún incidente como un incendio bastante serio en el mes de junio.

Todo derivado de un exceso de trabajo y un mantenimiento deficiente por esa sobrecapacidad que tuvimos.

Nos hizo readaptarnos como pudimos y lo hicimos.

¿Cuáles han sido los cambios más importantes para los trabajadores?

La parte de oficinas tuvimos que montarlo para hacer teletrabajo, aquí tan solo teníamos al personal justo y necesario para llevar a cabo el trabajo operativo de las fábricas.

Esto supuso también un esfuerzo adicional de instalar los programas operativos para que desde sus casas pudieran trabajar en condiciones.

Por si fuera poco, en el ámbito de la salud laboral, también tuvimos que hacer cambios muy significativos en todos los puestos de trabajo, desde separarlos físicamente, separar los turnos, hasta las mascarillas.

Tenemos más de 2.500 personas trabajando a las cuales teníamos que proveer de mascarillas y no teníamos, de hecho es de ahí de donde surgió un movimiento solidario y de la noche a la mañana nos encontramos con casi 500 personas tejiendo mascarillas y nos dieron una solución que en prácticamente una semana teníamos todos mascarillas de tela, de adecuada calidad y fuimos proveedores de mascarillas de muchas instituciones.

Ayudamos mucho, queríamos ser lo más solidarios posible con las personas, empresas, hospitales e instituciones que lo necesitaban en los momentos más difíciles.

¿Los cambios funcionaron?

Nosotros teníamos que servir a los clientes porque había una situación de verdadera necesidad, las imágenes de la gente en las colas de los supermercados las teníamos todos en la mente.

Nosotros queríamos evitar que se generara una situación de caos, que hubiera sido de peores consecuencias todavía.

Todo el sector y la cadena agroalimentaria respondió muy bien y derivado de eso a nosotros nos dio un impulso ver que los clientes respondían.

Tuvimos que hacer muchos cambios para adaptarnos a las nuevas necesidades para dejar de fabricar aquellos productos que tenían menos rotación porque no había espacio para más.

¿Los cambios seguirán?

Hacer todo esto en un periodo tan corto de tiempo nos ha hecho reinventarnos y hay muchas cosas que han venido para quedarse.

Esperemos que cuando estemos vacunados, que parece que ya está a la vuelta de la esquina, podamos prescindir de las mascarillas, pero hay cosas que se quedarán.

Nos hemos digitalizado a la carrera todos por obligación y esto ha mejorado mucho la productividad.

Al mismo tiempo se han generado negocios nuevos, aunque otros han desaparecido o modificados.

Hay que readaptarse a las nuevas demandas y ver cómo somos capaces de continuar esta etapa en la que se han producido muchos cambios que en circunstancias normales hubieran tardado mucho más tiempo.

Tenemos que ser capaces de asumir los cambios que han venido para quedarse y poder seguir la estela de crecimiento que llevamos en los últimos años.

¿Ha cambiado la pandemia los proyectos de futuro?

Ya veníamos trabajando en tendencias en materia de sostenibilidad en los años anteriores con los envases o en salud con mejoras nutricionales.

Queremos consolidar esto si el consumidor sigue pensando cada vez más en su salud, por lo que habrá que seguir produciendo alimentos que vayan en esta misma tendencia.

La pandemia también ha puesto en valor los envases. Nosotros llevábamos una tendencia en la que todo aquello que no fuera estrictamente necesario lo suprimíamos para no deteriorar el medio ambiente.

A esto ha habido que darle una vuelta, ya que la pandemia ha hecho que el envase sea fundamental para proteger los alimentos. Lo que habrá que hacer es trabajar rápido y con la seguridad de encontrar los materiales adecuados para que los envases no pierdan su función de conservar los alimentos pero que al mismo tiempo sean sostenibles.

Tenemos una apuesta fuerte por los envases, de hecho todos los que usamos en nuestra marca a lo largo del 2021 serán todos biodegradables, ya hemos empezado el cambio de una manera rápida.

¿Cómo ve el futuro?

Esta crisis sanitaria va a derivar en una crisis económica, aunque esperemos que por el mínimo tiempo posible.

Ya se ve venir que el año 2021 va a ser muy difícil, y probablemente los próximos dos o tres años también, hasta que la economía se recupere.

Habrá sectores que no volverán a ser lo que eran.

Va a haber que trabajar mucho para ayudar también en estas crisis, por lo que los movimientos solidarios tenemos que continuarlos con nuestros medios para participar de una u otra manera.

Es por esto por lo que hemos puesto en marcha nuestra Fundación Vicky Foods, para consolidar nuestras acciones solidarias con las entidades con las que hemos venido desarrollando la ayuda a lo largo de los últimos meses y años.

¿Y el mercado?

En cuanto al mercado, la pandemia nos ha frenado un poco nuestra diversificación, sobre todo los lanzamientos nuevos. Hemos demorado estos procesos, aunque la innovación va a seguir siendo nuestro principal eje de crecimiento junto con la internacionalización.

Vamos a seguir diversificando el surtido y seguir creciendo internacionalmente, manteniendo el crecimiento de los últimos años, para lo que vamos a seguir manteniendo nuestras inversiones.

¿Se siente orgulloso de la reacción ante la adversidad?

El sector agroalimentario ha estado a la altura, ha dado una respuesta unánime y eficaz para abastecer a toda la población en un tiempo récord y con un servicio excelente. Esto está demostrado, España ha sido el país donde mejor ha funcionado el engranaje de toda la cadena agroalimentaria y es para estar orgullosos del sector.

Podemos ayudar a mejorar la situación económica porque la demanda exterior sigue a buen ritmo, la marca España en lo relativo a la alimentación tiene muchas posibilidades y puede ayudar de manera consistente y eficaz a mejorar la situación económica y la calidad de vida de los ciudadanos.

En un momento de desempleo como el actual, este sector puede generar puestos de trabajo y riqueza a la población.

Hay otros sectores con dificultades derivados de la pandemia, lógicamente eso va a repercutir en otros, por lo que hay que mantener el tejido industrial para seguir teniendo la modernidad y la visión de futuro.

Hay que potenciar la industria desde las administraciones, corremos el riesgo de que el sector industrial se vea mermado seriamente.

¿Ser una empresa familiar ayuda a superar estas adversidades?

Las empresas familiares tenemos en nuestro ADN ser más conservadoras, pero también mantenemos más el empleo y los valores.

Valores como con la solidaridad, la sostenibilidad y la innovación. Si algo nos ha traído hasta aquí ha sido precisamente esto.

También nuestra cercanía con los empleados y con los clientes, un sinónimo de empresa familiar.

Mis padres iniciaron el proyecto y mis hermanos y yo heredamos una empresa sólida, solvente y con un mercado hecho, lo que hicimos fue darle continuidad y lo hemos conseguido.

Ahora estamos en un cambio generacional que se va a dar en los próximos años y nuestra principal preocupación y ocupación es que ese cambio se realice con éxito, que se queden con ese reto de intentar dejar las cosas un poco mejor que las recogieron.

En ese camino estamos, es una de nuestras principales ocupaciones y a ello le dedico mi esfuerzo, aquí trabajan mis hermanos, mi mujer, mi cuñado y mis hijos. Un equipo y una familia, hay que transmitir este espíritu a las futuras generaciones.

¿Qué supone la Safor en Vicky Foods?

Estamos muy satisfechos de que nuestro proyecto empresarial esté enraizado en la comarca de la Safor, además estamos muy reconocidos por la sociedad en general, estamos muy agradecidos.

Es lógico que cuando hay una situación difícil nosotros intentemos colaborar con la sociedad que nos lo ha dado todo, arrimamos el hombro en este sentido.

Tenemos vocación de futuro, de seguir creciendo, de seguir desarrollando aquí nuestro futuro.

MÁS FOTOS
Rafa Juan, el éxito de liderar una empresa familiar por todo el mundo - (foto 2)
Rafa Juan, el éxito de liderar una empresa familiar por todo el mundo - (foto 3)
Rafa Juan, el éxito de liderar una empresa familiar por todo el mundo - (foto 4)
Rafa Juan, el éxito de liderar una empresa familiar por todo el mundo - (foto 5)
Rafa Juan, el éxito de liderar una empresa familiar por todo el mundo - (foto 6)
Subir