26 de febrero de 2020 26/2/20

El Campus de Gandia de la UPV acoge una importante exposición de Libros de Artista

El Campus de Gandia de la UPV acoge una importante exposición de Libros de Artista - (foto 1)

    La exposición, “LLIBRES. Contaminats per la gràfica”, que acoge la Sala de exposiciones del edificio CRAI del Campus de Gandia del 16 abril al 8 de mayo, reúne una importante selección de treinta libros y cuarenta y tres obras enmarcadas de artistas, ilustradores y diseñadores tan destacados como Isidro Ferrer, Francesc Ruiz, Pilar Dolz, Miguel Ángel Ríos, Didac Ballester, Ibán Ramón, José Luis Cueto, Mamen Chinchilla, Carlos Domingo, Tita do Rego, Chele Esteve, Javier Chapa, Rubén Tortosa, CacheteJack, Malota, Jonay Cogollos, Isabel Tristán, José Galindo… entre ellos también se encuentran “Cuadernos de artista” que editó la Revista Matador, con proyectos de Gordillo, Juan Muñoz, Roni Horn, Miyamoto o Cristina Iglesias. La actividad es el punto de arranque de la programación del Día del Libro 2015 en el Campus de Gandia, en la que habrá numerosas actividades. Más información en http://www.upv.es/contenidos/BIBGAND/infoweb/bibgand/info/911174normalc.html . La exposición se inaugura el jueves 16 de abril a las 20.00 horas.

    Según explica Antonio Alcaraz, director del Departamento de Dibujo de la UPV y comisario de la exposición ‘LLIBRES. Contaminats per la Gràfica’, la Universitat Politècnica de València está formando una Colección de Libro de Artista, vinculada a su Fondo de Arte: ‘Los principales Centros de Arte Contemporáneo en España y en nuestro ámbito, la UPV, han realizado esfuerzos por completar sus colecciones de arte con este tipo de publicaciones –libros de artista /publicaciones de artista-, debido a la relevancia a la hora de ofrecer una lectura completa del arte contemporáneo, pero también porque se trata de obras muy importantes en el conjunto de la producción artística de sus autores’, afirma Alcaraz. ‘La colección está depositada en la Biblioteca de la Facultad de Bellas Artes y cuenta con más de 900 ejemplares catalogados. Aunque gran parte de la colección se nutre de la producción propia, como trabajos de profesores y alumnos, también hay obras de artistas relevantes en el panorama internacional. La colección comienza en las obras realizadas en los años 60 y atiende tanto al libro de artista, como a publicaciones especiales, revistas experimentales, libro ilustrado, poesía visual, o cualquier obra realizada por artistas en formato libro’, continúa el profesor de la UPV.

    En el caso de la exposición, “LLIBRES. Contaminats per la gràfica”, realizada para el Campus Gandia, la selección se centra únicamente en los libros de la colección UPV que contienen obra gráfica original o un alto contenido gráfico, donde la parte literaria o el texto, si lo hay, queda en un segundo plano.

    Relación entre texto e imagen

    Según Antonio Alcaraz, la relación entre el texto y la imagen que lo ilustra aparece ligado a la necesidad de reforzar la transmisión de los contenidos escritos, en un intento de acrecentar la sensibilidad plástica en el lector. Un texto ilustrado supone, sin duda, un enriquecimiento de la edición. Esta relación texto - imagen se remonta a los principios del arte y la escritura, y antes de la aparición de la imprenta se encuentran numerosos ejemplos de esta relación en los libros medievales, ‘ejemplares únicos que contienen maravillosos textos manuscritos acompañados de cuidadas ilustraciones’, explica el comisario de la exposición.

    ‘De hecho, aún después de la aparición de la imprenta en el siglo XV, la ornamentación de los libros impresos fue muy similar a la de los manuscritos, con la utilización de orlas, letras capitulares decoradas e ilustraciones simples resueltas con tacos xilográficos que imitaban, en cierta forma, a los dibujos de los libros miniados’ afirma Alcaraz.

    Los avances sociales, sobre todo en lo referente a cultura, y la explosión industrial del siglo XIX repercutió en las artes gráficas y el libro empezó a ser utilizado como un vehículo de difusión masiva de información, multiplicando las ediciones y el número de ejemplares. La aparición de nuevos sistemas de impresión, así como la utilización de la fotografía en artes gráficas supusieron un acercamiento del artista al medio gráfico.

    ‘Si la relación entre texto e imagen aparece con la propia creación del libro o de los primeros documentos gráficos, el libro ilustrado como concepto de colaboración entre un artista y un escritor, en la que la parte gráfica adquiere cierto protagonismo en la publicación, se encuentra de forma clara en la segunda mitad del siglo XIX. Este hecho tiene como consecuencia que algunos editores adquirieran relevancia en las publicaciones, incluso por encima del impresor, dando lugar a un género que se denominó “livre de peintre” o “livre d’artiste”. Estos libros ilustrados fueron objeto de colección y vinculados más a la obra de arte que al libro de lectura, hecho que potenció a numerosos artistas de reconocido prestigio internacional a interesarse en participar en las publicaciones (Braque, Chagall, Picasso, Toulouse-Lautrec, Rouault, Bonnard, Mallarmé, etc.), añadiendo a estas un valor más amplio que el propio contenido que ilustraban, marcando así el inicio de lo que actualmente se conoce como ‘libro de artista’, expone Antonio Alcaraz.

     

     

    Universitat Politècnica de València

    Universitat Politècnica de ValènciaEntrar en el especial
    Subir