3 de abril de 2020 3/4/20

Font de Mora anuncia la ampliación del uso de uniforme a más de treinta colegios públicos

  • El Plan piloto aplicado este curso en 13 centros de la Comunitat ha resultado un éxito

La uniformidad en los colegios de la Comunitat Valenciana se ampliará a un mínimo de 33 colegios públicos y más de diez mil alumnos de infantil y primaria el próximo curso una vez comprobado el éxito de su aplicación en los centros que voluntariamente lo han adoptado este curso como proyecto piloto.

Así lo ha anunciado el conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, quien ha valorado “de manera muy positiva la implantación y el funcionamiento de este programa experimental”.

Más de 20 centros públicos de la Comunitat Valenciana además de los 13 participantes, se han interesado en este programa habiendo manifestado su intención de participar en el mismo en próximas convocatorias. Al menos en esta veintena de centros se va a ampliar el próximo curso la uniformidad aunque pueden ser más dado el carácter voluntario de la aplicación de esta iniciativa.

La adopción de esta iniciativa beneficia este curso a alrededor de 5.000 alumnos de 13 colegios públicos, seis de la provincia de Alicante, cinco de Valencia y dos colegios de la provincia de Castellón.

Font de Mora ha recalcado que “ésta ha sido una decisión tomada por los consejos escolares de manera independiente y no se ha impuesto nada. La iniciativa está contemplada en el Decreto de Derechos y Deberes que está en vigor y don los consejos escolares integrados por profesorado, padres y alumnos quienes han votado a favor de la utilización del uniforme a partir del próximo curso”, ha añadido.

Para el desarrollo de este programa la Conselleria de Educación ha concedido este curso una subvención de 20 € por alumno matriculado a cada uno de los centros que participan en el mismo. Esta cantidad es la resultante de la estimación del 25% del coste medio del uniforme escolar de todos los centros participantes, ascendiendo la cantidad total destinada a este programa a 112.700 euros.

La media de implantación del uniforme durante el primer trimestre de realización del programa, ha sido muy variada, alcanzando en algunos casos niveles cercanos al cien por cien del alumnado. En el marco de este estudio se han realizado reuniones de seguimiento y se han remitido a los centros participantes, dentro de la primera fase de evaluación del programa, unos cuestionarios sobre expectativas que tienen padres y profesores respecto al impacto que puede tener en el centro la implantación del uniforme escolar sobre diferentes aspectos. De los datos se desprende que el nivel de interés y expectativas positivas por parte de los padres /madres y profesores es alto en la mayoría de los ítems, lo que justifica por sí mismo la puesta en marcha de este programa.

Del estudio realizado se desprende que la mayoría de las familias considera que el uso del uniforme: controla mejor al alumnado en las salidas extraescolares (86% en infantil y 78% en primaria), evita discusiones por la ropa (79% en infantil y 73% en primaria), mejora la imagen del centro (77% en infantil y 70% en primaria) y reduce discriminaciones por razón de vestimenta (73% en infantil y 70% en primaria).

Respecto al profesorado de los centros donde se aplica, el resultado de la encuesta es muy similar ya que consideran que: controla mejor al alumnado en las salidas extraescolares (89% profesores de infantil y 88% en primaria), evita discusiones por la ropa (70% en infantil y 75% en primaria), mejora la imagen del centro (62% en infantil y 63% en primaria), aminora el gasto económico familiar (61% docentes de infantil y 67% de primaria), reduce discriminaciones por razón de vestimenta (73% en infantil y 70% en primaria) y desarrolla en el alumnado una imagen positiva de sí mismo (35% en infantil y 45% en primaria).

Al final de curso se realizará otra evaluación para observar en qué medida se han cubierto estas expectativas.

La Comunitat Valenciana acoge esta idea de otros proyectos similares llevados a cabo en otras comunidades autónomas. La Comunidad de Madrid, por ejemplo, apoya la autonomía de los consejos escolares para emprender esta iniciativa, de hecho, 30 colegios lo tienen implantado. En Castilla-León, Asturias y La Rioja también están estudiando implantar proyectos similares en las escuelas públicas.

Subir