25 de febrero de 2021 25/2/21

La estimulación cognitiva, motora y social permite al anciano afrontar sus problemas físicos y mentales

La estimulación cognitiva, motora y social permite al anciano afrontar sus problemas físicos y mentales - (foto 1)
  • El programa de actuación del Hospital Pare Jofré de Valencia se adapta a las características y peculiaridades de cada paciente anciano

  • Con la psicoeducación al paciente y familiares se pretende no estigmatizar los trastornos cognitivos y eliminar barreras al tratamiento

MÁS FOTOS
La estimulación cognitiva, motora y social permite al anciano afrontar sus problemas físicos y mentales - (foto 2)
El programa de estimulación cognitiva, motora y social del anciano que se lleva a cabo en el Hospital Pare Jofré “le permite a él y a sus familiares afrontar los problemas físicos y mentales que aparecen con el envejecimiento patológico”, ha señalado Pedro Grau, enfermero supervisor del Área Médica Integral del centro sanitario durante su participación en el XXVI Congreso Nacional de Enfermería de Salud Mental, que se ha celebrado en el Palacio de Congresos de Valencia durante los días 1 al 3 de abril.

La ponencia, con el título “La persona como objeto de psicoeducación en las etapas de la vida: la ancianidad” ha abordado aspectos del envejecimiento tanto fisiológico como patológico, mediante el análisis del funcionamiento cognitivo y la propuesta de una actuación psicoeducativa. Además, en su intervención, el ponente ha presentado el Programa de Estimulación Cognitiva, Motora y Social que se lleva a cabo en el Hospital Pare Jofré de Valencia.

Los hospitales de atención a crónicos y de larga estancia (HACLES) se caracterizan por la presencia de equipos profesionales multidisciplinares que valoran las necesidades del paciente anciano desde una perspectiva de conjunto. Además, el programa de actuación del Hospital Pare Jofré se adapta a las características y peculiaridades de cada paciente anciano, teniendo como metas aspectos como procurar una descarga emocional tanto del paciente como de la familia y entorno en el que se desenvuelven, apoyo con tratamiento farmacológico, estrategias para la autoayuda y todas aquellas actividades encaminadas a potenciar los mecanismos de control, orientación y comprensión por medio de estrategias de aprendizaje y educación.

Cabe destacar también que el modelo asistencial al paciente anciano se basa en cuatro aspectos fundamentales: es integral (valoración e intervención multidimensional del paciente y atención a la familia y su entorno), multidisciplinar (que responda a necesidades diversas mediante la intervención de distintas disciplinas y el trabajo en equipo de médicos, psicólogos, enfermeros, fisioterapeutas, trabajadores sociales, etc.), rehabilitador (que permita la máxima recuperación funcional global para una mejor reinserción en la sociedad) e integrador (de los diferentes recursos sanitarios y sociales para garantizar una adecuada continuidad de los cuidados y un mejor uso de los dispositivos asistenciales).

Psicoeducación en la ancianidad

En las personas ancianas se centran distintos problemas patológicos, tanto físicos como mentales, que afectan tanto al propio paciente como a la familia y el entorno y aparecen repercusiones tanto a nivel social como económico.

Por tanto, desde la perspectiva de la psicoeducación “se debe ofrecer tanto al paciente como a la familia la educación necesaria para hacer frente a la enfermedad, asumir el diagnóstico y planificar la toma de decisiones futuras”, afirma Grau, quien añade que si bien “la meta clásica de la psicoeducación sería que tanto el paciente como su entorno sean capaces de manejar la enfermedad que presenta, así como los problemas que ésta ocasiona, en los ancianos esta situación se hace especialmente difícil de lograr debido a las características y los déficit propios del envejecimiento, tanto en el aspecto físico como en el cognitivo”.

Mediante la psicoeducación tanto al paciente como a su familia se pretende contribuir a la no estigmatización de los trastornos cognitivos y eliminar barreras que entorpezcan el tratamiento.

Estimulación cognitiva y social

La estimulación cognitiva se emplea como técnica terapéutica basada en juegos y actividades para favorecer todas las áreas del paciente y un mejor desarrollo de sus capacidades. Además, se utilizan técnicas de psicomotricidad centradas en la relación existente entre la actividad motora y la física, mediante el dominio del propio cuerpo.

En concreto, los objetivos perseguidos para mejorar la calidad de vida del paciente anciano se centran en potenciar la autoestima y su autonomía, compensar déficit sensoriales, orientarle a la realidad, estimular su propia identidad y mantener sus capacidades el máximo tiempo posible.

El programa desarrollado en el Hospital Pare Jofré se establece fundamentalmente en sesiones durante la hospitalización, tanto en la propia habitación del paciente como en la asistencia de éste a las salas de terapia y rehabilitación del centro hospitalario.

Subir