25 de noviembre de 2020 25/11/20

"Estamos en estado de alarma por culpa de unos descerebrados"

"Estamos en estado de alarma por culpa de unos descerebrados" - (foto 1)
  • La mayoría de ciudadanos entienden que vuelvan las restricciones estrictas y ponen el foco de atención en erradicar los botellones y fiestas clandestinas

MÁS FOTOS
"Estamos en estado de alarma por culpa de unos descerebrados" - (foto 2)
"Estamos en estado de alarma por culpa de unos descerebrados" - (foto 3)
"Estamos en estado de alarma por culpa de unos descerebrados" - (foto 4)
"Estamos en estado de alarma por culpa de unos descerebrados" - (foto 5)
"Estamos en estado de alarma por culpa de unos descerebrados" - (foto 6)

Tras conocer que el estado de alarma a nivel nacional ha vuelto a las vidas de los ciudadanos, son ellos mismos quienes reconocen a pie de calle los errores cometidos y la necesidad de que las restricciones contundentes vuelvan a aplicarse.

Las nuevas medidas restringen la movilidad y, sobre todo, el horario de cierre y de permanecer en la calle para las personas. El toque de queda hace que las cenas se tengan que adelantar y que muchos otros opten directamente por no moverse de casa.

Este es el caso de una vecina de Gandia, de mediana edad y que pasea por el centro de la ciudad a primera hora de la mañana de hoy. La mujer explica a elperiodic.com que “ahora mismo nos encontramos en este punto por la irresponsabilidad de mucha gente que se salta las normas y que no piensa en los demás”. La vecina cree firmemente que “estamos rodeados de descerebrados que se van de fiesta ilegalmente y se juntan en botellones sin mascarilla, pasándose la botella y bebiendo muchos de la misma”.

A pesar de poner su punto de atención en los botellones, afirma que “no solo son los jóvenes, ya que todavía me sorprende más ver por la calle a gente de avanzada edad que va sin mascarilla o que la lleva mal puesta, me pregunto si no son conscientes de las consecuencias que les podrían llegar si se contagian; pero ya ni por ellos mismos, sino pensando en el resto de las personas que sí respetamos las normas como debe ser”. La gandiense opta por ver este nuevo estado de alarma como algo “necesario llegados a este punto de irresponsabilidad, aunque estas nuevas medidas deben llegar acompañadas de una mayor presencia policial asegurando que todos cumplimos, porque la gente funciona a base de multas o de sanciones”.

Otro ciudadano de Gandia, en este caso un hombre de avanzada edad, explica a este digital que “no entiendo que un día nos digan en la televisión o en los medios que la Comunitat Valenciana está entre las mejores de España en cuanto a la situación del virus, y al día siguiente sea el President Puig quien se adelanta incluso al gobierno central y toma medidas serias, lo único que se me ocurre pensar es que lo hace por prevención, ya que si no fuera así nos estaría mintiendo a todos los valencianos”.

El señor explica que “los políticos han hecho muchas cosas mal, se han equivocado y lo seguirán haciendo, pero todavía me parece más grave que nosotros, los ciudadanos, los que estamos viendo que cada día mueren muchas personas por el virus sigamos saliendo a la calle incumpliendo las medidas”.

Llega una opinión diferente con un chico joven que regenta un pequeño negocio, quien explica que “no es necesario ser tan drástico en los horarios de cierre de los establecimientos, sino estar pendiente de que todas las normas se cumplen en el interior, porque sino estamos pagando justos por pecadores”. El pequeño empresario advierte de que “si las consecuencias económicas antes de este momento ya eran devastadoras por el trágico verano que hemos vivido, estos nuevos horarios y limitaciones no ponen más problemas y menos facilidades para, por lo menos, llegar a facturar un mínimo para sumir gastos urgentes”.

La alternativa que propone es “erradicar totalmente los botellones y las fiestas clandestinas, eso sí que es necesario y no entiendo como todavía las pueden seguir haciendo; además del daño indirecto que causan al resto de personas y por lo que en estos momentos hemos vuelto a restricciones mayores”.

Por último, es una mujer quien detalla que “no auguro un buen futuro a esta situación, ya que el tema de la vacuna parece que no avanza y estamos en medio de una guerra entre la sanidad y la economía; ya que aunque realmente todos entendemos que es un momento muy difícil, hemos votado a unos políticos para que nos saquen de estas de la mejor manera posible, así que si un nuevo estado de alarma y toque de queda es la solución, más vale eso que no un nuevo confinamiento, aunque si seguimos así estamos destinados a sufrirlo otra vez”.

La conclusión evidente de las valoraciones de los propios ciudadanos a pie de calle es que, a pesar de ver limitados los movimientos y horarios, son conscientes de la necesidad y de la urgencia de estas nuevas medidas para no volver a un confinamiento total viendo la irresponsabilidad de “muchos descerebrados”, aunque no auguran un buen futuro para la difícil situación actual.

Subir