20 de septiembre de 2020 20/9/20

Ensayan variedades de almendros capaces de soportar las heladas

Ensayan variedades de almendros capaces de soportar las heladas - (foto 1)
    El Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) ensaya con almendros de floración tardía la obtención de variedades capaces de soportar los efectos de las heladas en la producción de los cultivos y los posibles problemas de polinización

    "Normalmente, los almendros han sido un cultivo que se ha adaptado a la zona. Los agricultores, dependiendo de qué tipo de almendra daba mejores resultados, seleccionaban unas variedades y otras se apartaban", ha recordado el responsable del área de frutos secos de la Unió de Llauradors, Juan Pastor.

    Según el técnico del IVIA Guillermo Valdés, el objetivo de esta investigación con almendros de floración tardía, que se desarrolla desde 1995, es conseguir variedades autofértiles y tardías para evitar las heladas y los posibles problemas de polinización.

    Los almendros son estériles, por lo que se hace necesaria la presencia de al menos dos variedades diferentes en los campos para que una pueda polinizar a la otra.

    No obstante, eso está cambiando poco a poco gracias a la introducción de variedades autofértiles, que no requieren ser polinizadas para dar fruto.

    "Cuando el fruto cuaja, es el momento más delicado", porque se encuentra más tierno y una posible helada podría congelar el agua acaparada por la pepita durante el cuaje, lo que acabaría con el fruto, ha señalado el técnico de ASAJA Juan Molina,

    Normalmente, según Pastor, los almendros de zonas más cálidas florecen hacia mediados de enero, mientras que los de áreas de interior, a mitad de febrero.

    Sin embargo, las variedades tardías, como la "tardona", empiezan a florecer hacia mediados de marzo o principios de abril.

    Además, esas producciones agrícolas precisan menos agua, pues, al convertirse en variedades de ciclo corto, sólo se cultivan entre abril y agosto, y, por tanto, permanecen menos tiempo en el árbol.

    Otro de los objetivos de la investigación del IVIA es tratar de mejorar la producción de los almendros.

    El ensayo con variedades de floración tardía realizado en Llíria entre 1995 y 2006 por el IVIA corroboró una mayor producción de almendras, especialmente en las tardías, como la "Masbovera", "Francolí", "Ferragnes" o "Cristomorto".

    Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, la Comunitat Valenciana es la principal productora de almendra en España, a pesar de ser Andalucía la que tiene más superficie cultivada, con cerca de 170.000 hectáreas, un 41 por ciento más que el territorio valenciano.

    La producción total de almendras fue de 312.702 toneladas en 2006 en España, sobre una superficie cultivada de 578.717 hectáreas, de acuerdo con las estadísticas de este departamento ministerial.

    Andalucía, Comunitat Valenciana y Murcia son los territorios que más extensión de almendros cultivados tienen: el 62 por ciento de las hectáreas totales dedicadas a su cultivo en España, lo que supone el 56 por ciento de la producción nacional.

    "En 2004, el ochenta por ciento del cultivo de almendros de toda España se heló, a excepción de una variedad tardía denominada 'guara'", ha explicado Pastor.

    Según datos del Ministerio, la producción nacional de almendras de ese año alcanzó las 86.600 toneladas, frente a las 214.000 toneladas del ejercicio anterior.

    Esa situación no se daría en 2009, a pesar de que "no se pueden hacer predicciones fiables más allá de diez días", según el jefe del grupo de predicción de la Agencia Estatal de Meteorología en Valencia, Víctor Alcover.

    "Las circulaciones de masas polares continentales se han cortado. Las masas de aire que vienen ahora son atlánticas, mucho menos frías", ha indicado.

    Subir