30 de noviembre de 2020 30/11/20

La variante de Cullera pone fin al punto negro más mortífero de todo el Estado

La variante de Cullera pone fin al punto negro más mortífero de todo el Estado - (foto 1)
  • El nuevo tramo de la A-38 supone la mayor inversión en materia de infraestructuras nunca hecha en la Ribera Baixa por un Gobierno español

MÁS FOTOS
La variante de Cullera pone fin al punto negro más mortífero de todo el Estado - (foto 2)

La mayor reivindicación en materia de infraestructuras viarias de toda la Ribera Baixa es ya una realidad con la inminente entrada en funcionamiento de la variante Cullera-Favara de la A-38.

Con su apertura al tráfico se pondrá fin al tramo de carretera de toda la red viaria del Estado que prácticamente ha liderado durante los últimos años las estadísticas más negras en cuanto al número de muertes o heridos graves por accidente.

La apertura, además, representa un acto de justicia histórica. No solo con las víctimas que han perdido la vida en esta carretera, sino porque también supone la mayor inversión en materia de infraestructuras nunca hecha en Cullera y en la Ribera Baixa por parte de un Gobierno del Estado.

El nuevo tramo permite, no solo mejorar la seguridad viaria, sino que desde ahora la capital turística de la Ribera disponga de una entrada sur de un tramo de autovía el cual sustituye el antiguo y mortífero trazado de la N-332.

El nuevo acceso ayudará a descongestionar la entrada norte, hasta ahora la única posible en el municipio desde la autovía, hecho que provocaba retenciones kilométricas cada vez que Cullera experimentaba una visita masiva de visitantes.

El acceso sur también evitará que se tenga que cruzar toda la ciudad para acceder a las playas por parte de los vehículos, los cuales hasta ahora no han tenido mucha más opción que la entrada norte para acceder a la circunvalación interna de la ciudad que lleva a las playas.

El tramo Cullera-Favara de la A-38 ha sido una reivindicación histórica abanderada por los dos gobiernos de Jordi Mayor, quién desde que fue nombrado alcalde de Cullera en 2015 estableció como una de sus máximas prioridades conseguir desbloquear las obras paralizadas cinco años antes.

Mayor ha señalado que la apertura del nuevo tramo de la A-38 «permite a Cullera ser la segunda ciudad de relevancia turística de la provincia que ya dispone de accesos directos tanto por el norte como por el sur a través de autovía gratuita». Así mismo, ha recordado la liberación del pasado mes de enero de la AP-7 también por parte del Ejecutivo central de Pedro Sánchez.

Hecho histórico

El primer edil cullerense considera «un hecho histórico» la puesta en funcionamiento de una autovía que hace tan solo una década «parecía una entelequia por su elevado coste y por el escaso interés de las administraciones superiores en los problemas de una comarca que hasta ahora había estado prácticamente invisible a escala nacional».

Las obras se reactivaron en 2015 después de enviar Jordi Mayor, firmada de su propia mano, una carta directamente a la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, donde le advertía que pesarían sobre su conciencia las muertes y heridos graves que se produjeran en este tramo y le exigía que el Estado priorizara acabar con este punto negro fatídico.

«Aunque muchas veces daba la sensación que estábamos solos, conseguimos hacer ruido y convencer las máximas autoridades de este país que ahí no podía seguir muriendo gente», asegura Mayor.

«Por una vez podemos decir que el nuevo Gobierno de España sí ha estado a la altura de las circunstancias y ha cumplido al habernos dotado con la suficiente asignación presupuestaria para acelerar las obras y acabarlas», concluye el alcalde.

Subir