5 de diciembre de 2020 5/12/20

Democracia participativa en Cullera

Democracia participativa en Cullera - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Democracia participativa en Cullera - (foto 2)

    Cullera volvió a practicar este miércoles la democracia participativa. La localidad celebró la II Asamblea Ciudadana en la que el alcalde, Jordi Mayor, rodeado de todo su gobierno (PSPV-PSOE / Compromís) rindió cuentas sobre su gestión ante más de 150 vecinos que se dieron cita en el Salón Multiusos del Mercado en un ambiente distendido en el que la actitud constructiva presidió el encuentro. La asamblea es un compromiso del primer edil, que ahora además es de obligado cumplimiento al incluirse dentro de la ordenanza de Participación Ciudadana aprobada este año por todos los grupos políticos a propuesta del equipo de gobierno.

    El encuentro sirvió para que Mayor presentara ante la ciudadanía su informe de gestión, en el que destacó cinco grandes ejes de actuación durante el último año: la apuesta decidida por las políticas activas de empleo, el rescate de personas, las medidas para reconducir la situación financiera del ayuntamiento, el impulso al crecimiento económico y, finalmente, abordó un apartado de inversiones, políticas educativas, culturales y ambientales.

    Por bloques, Mayor destacó en primer lugar que el municipio se ha volcado este año en las políticas activas de empleo y dio una cifra ilustrativa: el consistorio, de la mano de la Generalitat, ha pasado de invertir 0 euros en esta materia la anterior legislatura a más de 2 millones de euros en este momento, lo que entre otras cosas ha permitido reducir sensiblemente la tasa de paro.

    Por otro lado, el alcalde puso de relieve la profundización en las políticas sociales y recalcó la eliminación de la injusta tasa de más de 1.000 euros que hasta 2016 debían pagar los usuarios de la Residencia Municipal de la Tercera Edad y no se olvidó de la ampliación de la plantilla de Servicios Sociales y en consecuencia de los servicios que se prestan a los usuarios.

    Mayor también puso en valor la recuperación de las becas de transporte para estudiantes, de las que más de 300 jóvenes de Cullera se han beneficiado.

    Recuperación

    De lo que más «orgulloso» se mostró el alcalde fue de la gestión económica de las arcas municipales. En 2016 el consistorio consiguió un superávit de 2,4 millones de euros y por primera vez en mucho tiempo un remanente positivo de tesorería de 1,5 millones. «Hemos acabado con la hipoteca reputacional del ayuntamiento que era conocido por ser un pozo sin fondo», dejó claro.

    En materia de impulso económico, recordó las acciones para la dinamización turística y esgrimió que el sector turístico, tras años estancado, ha registrado este año los mejores datos de ocupación de la década, hecho que ha beneficiado directamente al empleo con el alargamiento de la temporada desde abril a septiembre. En esa línea, la máxima autoridad local recordó la llegada de nuevos inversores como Carrefour y anunció que en estos momentos existen diversas empresas interesadas en instalarse en la zona comercial de Renfe, que vive unos momentos de reactivación.

    Inversiones

    En materia de inversiones, Mayor recordó que el plan de ajuste municipal impide inversiones con recursos propios por lo menos hasta 2032 y detalló todas las actuaciones llevadas a cabo gracias a subvenciones de la Generalitat o la Diputación. Entre ellas, la reurbanización de la calle del Vall o las adjudicaciones de obras como la de eliminación de puntos negros de los Collaos y la construcción de un carril bici desde la Font del Gegant hasta la carretera del Faro.

    Peticiones ciudadanas

    En el turno de palabra a la ciudadanía, fueron muchas las intervenciones de vecinos que quisieron plantear propuestas, quejas o incluso agradecimientos. En el terreno comercial, dos comerciantes de las calles peatonales de San Antonio plantearon la necesidad de reconsiderar el horario de cierre de estas vías al sostener que sus negocios se habían visto afectados aunque admitieron que otros sí se veían favorecidos.

    Mayor indicó que el gobierno municipal está abierto a estudiar otras posibilidades en atención a las demandas planteadas aunque defendió que el horario se había consensuado con la asociación de comerciantes y empresarios ACECU. Además, también comentó que la intención del consistorio es acabar con la peatonalización en frío para proceder a reurbanizar las calles, aunque de momento no se disponen de los recursos económicos para ello.

    Vecinos del Marenyet pusieron sobre la mesa los problemas de tráfico que se generan en la zona durante verano, algo que debido a la configuración urbana de esta parte de Cullera «tiene difícil solución porque viene gente de fuera, aparca donde quiere, enviamos a la grúa y al momento hay otra vez vehículos mal aparcados», contestó el alcalde.

    Estas mismas voces pidieron una solución a la famosa acequia que transcurre por una de sus calles, un nido de suciedad y mosquitos. El alcalde avanzó que el consistorio está en negociaciones con Aigües de Cullera para taparla aunque el principal problema es el coste de la obra, que no sería inferior a los 100.000 euros.

    Otras de las quejas se centraron en la presencia de excrementos y orín de perros en las calles. Los vecinos pidieron que Cullera imponga la obligación a los dueños de llevar una botella con jabón para limpiar las deposiciones de orín y el alcalde consideró que es una idea buena y fue más allá al asegurar que tras la campaña de identificación de chip llevada a cabo por la Policía Local el próximo paso será la implantación de un banco de ADN de canes para multar a quienes no recojan las deposiciones.

    Hubo una crítica al gasto en Fiestas y el alcalde se comprometió a que esas facturas estarán pagadas antes de que acabe el año sin que ello suponga la afectación de ninguna otra partida. También hubo espacio para las felicitaciones concretas a las políticas ambientales, agrícolas, a determinadas actuaciones de Servicios Exteriores y a la concejalía de Igualdad por la puesta en marcha del Consell d'Igualtat.

    Subir