26 de febrero de 2021 26/2/21

Cullera reclama la quema de la paja al detectar el triple de materia orgánica en los arrozales

Cullera reclama la quema de la paja al detectar el triple de materia orgánica en los arrozales - (foto 1)
  • La concejalía de Agricultura reivindica esta solución de forma temporal a la Conselleria

La concejalía de Agricultura del Ayuntamiento de Cullera ha puesto hoy sobre la mesa un nuevo argumento que avala la solicitud realizada por el municipio a la Conselleria para que autorice este año la quema de la paja del arroz: el incremento desorbitado de la materia orgánica a los arrozales por encima de los límites aceptables.

El concejal delegado del área, Marc Joan, sostiene que en algunas tierras del término municipal el porcentaje de materia llega hasta el 8,5 % cuando los niveles normales se sitúan alrededor del 3 %.

El edil ha mantenido recientemente una reunión con los responsables de la sectorial del arroz de la Unió, Enric Bellido y Josep Grau, para analizar la problemática de la paja del arroz. «Los informes que nos transmite el sindicato señalan que la situación es preocupante en nuestro término municipal y se repite en otros muchos lugares del parque natural de la Albufera con porcentajes que van del 6 al 8,5 %», explica Joan.

El concejal argumenta que este aumento se ha producido después de siete años de la prohibición generalizada de quema, práctica que contribuye a la disminución de la materia orgánica en el suelo de los arrozales.

Por ese motivo, el responsable de Agricultura estima «imprescindible» que la Generalitat autorice la quema controlada este año y que se trabaje para que en años próximos se busquen alternativas al método tradicional, como por ejemplo la retirada para darle otros usos.

Hay que recordar que por unanimidad de todos los grupos políticos, el pleno de Cullera ha solicitado a la Generalitat autorización para quemar la paja del arroz de forma controlada en todo el término para esta campaña. Además del incremento de materia orgánica, se pretende combatir eficientemente las plagas que afectan y dificultan el crecimiento del cultivo.

La que más cuesta de erradicar es el tipo denominado Leersia oryzoides. Esta planta, detectada en un principio en Sollana, se intentó eliminar con el uso de herbicidas. Por ahora, a pesar de las medidas aplicadas, está ya dispersa por la mayoría de tierras que conforman el parque de la Albufera.

La Leersia oryzoides tiene una propagación rápida, puesto que el agua facilita que las semillas lleguen a parcelas vecinas y porque algunos trozos de planta se quedan incrustados en las maquinarias agrícolas, que si no se limpian adecuadamente, las transportan de un campo a otro, implantándolas. Todo esto explica que se considere adecuado tomar esta medida y pedir la autorización.

Subir