29 de noviembre de 2020 29/11/20

Cullera amortiza 3,7 millones de deuda y cumple el objetivo de la legislatura

Cullera amortiza 3,7 millones de deuda y cumple el objetivo de la legislatura - (foto 1)

    «Pago histórico». Así ha calificado el concejal de Hacienda de Cullera, Juan Vicente Armengot, la amortización de 3,7 millones de euros aprobada ayer por el gobierno de Cullera (PSPV-PSOE / Compromís) con el apoyo de Gent per Cullera y el voto contrario de los dos concejales asistentes del Partido Popular y del edil de Ciudadanos.

    El pago adelantado de deuda que efectuará el consistorio se suma a los más de 2,8 millones ya previstos en el presupuesto de este año para hacer frente a los créditos del rescate que tuvo que pedir el anterior gobierno del PP en 2012 para hacer frente al pago de 25 millones de euros en facturas sin consignación.

    Con todo, la amortización permitirá al ayuntamiento situarse por primera vez en su historia reciente por debajo del 75 % del límite máximo de endeudamiento que permite la ley. Cabe recordar que el municipio llegó al 180 % en el pasado.

    Armengot señaló que de esta forma el gobierno «cumple el objetivo de la legislatura» en materia de reducción de la deuda, objetivo que se rebasará sobradamente de aquí a mayo de 2019, según las previsiones del ejecutivo.

    Los 3,7 millones corresponden al remanente positivo de tesorería logrado en el año 2017. «Es fruto del esfuerzo colectivo de todos los ciudadanos y ciudadanas de Cullera y de una gestión responsable del gobierno», apuntó Armengot.

    Al gobierno «no le gusta»

    El concejal admitió que esta amortización al gobierno «no le gusta» porque preferiría destinar el superávit a otras prioridades, ya que el pago de la deuda está asegurado, pero recordó que «la ley nos obliga a ello».

    Por su parte, el alcalde, Jordi Mayor, se manifestó en sintonía con las palabras del edil de Hacienda. «Preferiríamos que ese dinero sirviera para impulsar nuevas infraestructuras en Cullera y no tener que ponerlo en el bolsillo de los bancos, a los que tampoco les interesa que les amorticemos deuda porque no cobrarán los intereses, pero hemos heredado tal desastre que ni siquiera con una buena gestión, mejor de la que nadie podía prever, podemos quitarnos el yugo de la deuda».

    En ese sentido, el primer edil referenció que Cullera no puede destinar el remanente positivo de tesorería a inversiones sostenibles porque a pesar de que ya se sitúa por debajo del 75 % de endeudamiento, paga a proveedores en el plazo establecido por la ley y cumple la regla de gasto, hay una cuarta exigencia legislativa que señala que el remanente tesorería ha de ser superior a la deuda viva.
    «Esto último no se cumple porque es tal la deuda que nos dejó el PP que todavía podemos tardar unos diez años en cumplir ese parámetro», adujo Mayor, quien manifestó su esperanza de que un futuro pueda haber una mayoría parlamentaria suficiente en el Congreso que permita un cambio legislativo en esa dirección.

     

    Subir