11 de abril de 2021 11/4/21

CSI•F denuncia "los retrasos y errores que provoca la coordinación de emergencias sanitarias por el 112"

  • Los avisos tardan más, los médicos del SAMU únicamente reciben un código y no disponen del histórico del paciente

El sindicato CSI·F destaca los retrasos y errores que está provocando el denominado sistema integrado de atención a las emergencias, que ha consistido en eliminar a los operadores especializados del CICU y sustituirlos por los genéricos del 112. Los avisos tardan más en llegar, lo hacen sin historial del paciente y con un código de prioridad que lo decide personal sin la cualificación adecuada.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) explica que hasta hace unos meses el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) disponía de operadores especializados que atendían a los usuarios y transmitían la información a las unidades del Servicio de Asistencia Médica Urgente (SAMU), de Soporte Vital Básico (SVB) o de Punto de Atención Sanitaria (PAS). Conselleria de Sanidad decidió desmantelar ese servicio técnico de operadores y transferir su labor al 112.

CSI·F afirma que este hecho ha empeorado el servicio. Por una parte, los ciudadanos deben responder a un largo cuestionario cuando llaman al 112 y les atiende un operador no cualificado en el ámbito sanitario. Esta demora resulta especialmente grave en las urgencias. Por otro lado, ese mismo operador decide, sin formación específica, el diagnóstico y la prioridad en la asistencia domiciliaria, percepciones con las que asigna un código. El CICU únicamente recibe ese código, sin más detalles.

La central sindical alerta del peligro de que una persona no cualificada decida estas prioridades. También del hecho de que los médicos y profesionales que van a realizar la asistencia no dispongan del histórico de ese paciente, al contrario de lo que sucedía con el CICU. Tan solo obtienen un código y una dirección, de manera que al acudir al lugar se encuentran con que muchos diagnósticos del 112 no responden a la realidad.

“Conselleria ha implantado este sistema en la provincia de Valencia sin probarlo previamente y experimentando con la salud de los pacientes. En Castellón sí que hicieron algún test anterior y demostró que el sistema resulta erróneo y arriesgado”, sentencia CSI·F

Subir