20 de enero de 2021 20/1/21

Cruz Roja ayudó el año pasado a 1.153 familias que sufrieron pobreza energética en la Comunitat Valenciana

Cruz Roja ayudó el año pasado a 1.153 familias que sufrieron pobreza energética en la Comunitat Valenciana - (foto 1)
  • Reparto de kits de micro eficiencia energética, talleres de ahorro energético, pago puntual de suministros eléctricos o reparaciones en el hogar son algunas de las medidas de la intervención de Cruz Roja

MÁS FOTOS
Cruz Roja ayudó el año pasado a 1.153 familias que sufrieron pobreza energética en la Comunitat Valenciana - (foto 2)

La pobreza energética relacionada con la capacidad de los hogares de mantener una temperatura adecuada en los hogares vuelve a crecer en España y afecta al 9,1% de la población (el año anterior fue el 8%). Esta situación impacta especialmente sobre las personas vulnerables con las que trabaja Cruz Roja. El 50% de las familias atendidas tiene que elegir entre pagar gastos básicos, como llevar una alimentación adecuada o calentar sus hogares.

En lo que a la Comunitat Valenciana se refiere, Cruz Roja ayudó a un total de 1.153 familias afectadas por pobreza energética. De ellas, 81 en Castellón, 506 en Alicante y 566 en Valencia.

Para apoyar a las personas afectadas por la pobreza energética, Cruz Roja desarrolla diferentes acciones que van desde la atención a necesidades urgentes, las ayudas para el pago de recibos, la entrega de kits de eficiencia energética hasta la participación en talleres de ahorro doméstico.

En la Comunidad Valenciana Cruz Roja impartió a lo largo del año un total 186 talleres en los que ofreció pautas, consejos y recordó hábitos sobre cómo mejorar el consumo energético en sus hogares. Asimismo, Cruz Roja entregó 1.120 kits de eficiencia energética a familias que tenían problemas para acondicionar sus hogares.

En su atención a los hogares que padecen pobreza energética en la Comunidad Valenciana, Cruz Roja atendió las necesidades de 528 familias en extrema vulnerabilidad, en el pago puntual de suministros básicos. 169 de ellas en Alicante, 181 en Castellón y 178 en Valencia.

Con la llegada de la pandemia, y la crisis socioeconómica derivada de la crisis sanitaria, se ha agravado notablemente la situación de vulnerabilidad y las necesidades de las personas atendidas por Cruz Roja, según apunta Sara Casas, del Departamento de Medio Ambiente de la Organización humanitaria: “A comienzos de año teníamos el objetivo de atender a 15.000 personas a través de nuestro proyecto de Pobreza Energética pero, con el impacto de la COVID-19 hemos visto cómo las necesidades se han disparado y por ello nuestro reto es incrementar en un 15% nuestra respuesta para poder asistir a casi 17.000 personas”, indica la portavoz.

Para incrementar la intervención en el actual contexto de la pandemia, Cruz Roja ha tenido que adaptar sus metodologías para poder seguir atendiendo a las familias más vulnerables. “No podemos entrar en los domicilios, ni hacer formaciones en grupo y por ello se está potenciando las llamadas telefónicas individuales y los webinars grupales para ofrecer consejos de buenas prácticas de ahorro energético, asesoramiento con las facturas y detectar a través de estas llamadas cualquier necesidad adicional de intervención en los hogares como obras ante humedades, problemas de temperatura y confort en la vivienda, cuestiones de riesgo eléctrico, sustitución de calderas, etc”, indica Sara.

Comprometidos con las personas y el medio ambiente

Aprovechando su experiencia y conocimiento sobre la vulnerabilidad y apostando por la innovación como vía de intervención, Cruz Roja lanzó en 2018 un llamamiento extraordinario a tres años contra el cambio climático y la pobreza energética, ‘Comprometidos con las personas y el medio ambiente’, cuyo objetivo es fomentar la corresponsabilidad de Cruz Roja, la sociedad civil y las empresas sobre el cambio climático y la lucha contra la pobreza energética.

Por ello, Cruz Roja trabaja para que cada Asamblea de la Organización conozca las emisiones de gases de efecto invernadero que genera, establezca un plan de reducción de estas emisiones, y compense las que no se puedan reducir financiando proyectos de lucha contra la pobreza energética. Cruz Roja pretende ofrecer respuestas integrales a la lucha contra el cambio climático, tanto desde la dimensión interna como externa, trabajando con sus colectivos vulnerables a través de la implantación de medidas de eficiencia energética y reduciendo el impacto de la pobreza energética.

Casi 27.000 familias vulnerables se han visto beneficiadas por este llamamiento extraordinario desde su lanzamiento en 2018. Cruz Roja logró mediante actividades de eficiencia energética una reducción anual en términos económicos de media de 90€ anuales en la factura del hogar y una reducción de unos 11`70KgCO2/kit. La aportación realizada por Cruz Roja con el kit por hogar supone un importante ahorro en la factura de las familias al cabo del año.

El reto de la Organización es ampliar notablemente el número de familias atendidas. Para ello, Cruz Roja cuenta además con el apoyo expreso de empresas como Naturgy y Endesa.

Cruz Roja procura ofrecer a las familias formación en eficiencia energética, dotarlas de kits de microeficiencia, estudiar sus facturas eléctricas y la emisión de informe de recomendaciones acerca de la posibilidad de solicitar el bono social, cambio de potencia contratada, acometer pequeñas rehabilitaciones en el hogar y otra serie de acciones.

Subir