23 de febrero de 2020 23/2/20

La Generalitat declara Bien Inmaterial de Relevancia Local la Embajada de Moros y Cristianos de Crevillent

  • Se trata de la primera declaración de BIRL de la Comunitat Valenciana

  • Las embajadas, a través de sus diálogos, dibujan la realidad social, política, económica y cultural de Crevillent a lo largo de toda la Edad Media

El Diario Oficial de la Comunitat Valenciana publica hoy la declaración como Bien Inmaterial de Relevancia Local a la manifestación cultural denominada ‘Embajada de Moros y Cristianos’ de Crevillent y se incluirán en el Inventario General del Patrimonio Cultural Valenciano.

A petición de la Asociación de Fiestas de Moros y Cristianos San Francisco de Asís y en virtud de la Ley 4/1998 de 11 de junio, de Patrimonio Cultural Valenciano, el Consell declara por primera vez como Bien Inmaterial de Relevancia Local (BIRL) de un elemento inmaterial de nuestra cultura, dada su relevancia histórica patrimonial, por tratarse de una de las creaciones representativas de la cultura valenciana y por mantener y potenciar el uso del valenciano. Su protección supone el transmitir el valor cultural de las Embajadas de Crevillent a las futuras generaciones, para comprender el carácter histórico y singular de las Fiestas de Moros y Cristianos de Crevillent.

El Ayuntamiento de Crevillent, a través de la citada Asociación, velará por el normal desarrollo y la pervivencia de esta manifestación cultural que se celebra alrededor del 4 de Octubre, festividad de San Francisco de Asís, patrón de la villa. Asimismo, la Generalitat y el Ayuntamiento de Crevillent fomentarán la difusión pública de este bien y garantizarán su estudio y documentación.

Las Embajadas de Crevillent son una obra literaria de Salvador Doménech, que se plasman cada una de ellas en 250 versos en lenguaje alejandrino, propio del clasicismo medieval. La primera fuente documental son Les quatre grans cròniques, de Jaume el Conqueridor, Bernat Desclot, Ramón Muntaner i Pere el Cerimoniós, redactadas a finales del siglo XIII y a lo largo del siglo XIV. A través de sus diálogos, se esboza el pasado del señorío de Crevillent en todas sus facetas: política, social, económica y cultural.

El rasgo que caracteriza y diferencia a estas Embajadas del resto es su referencia histórica, ya que en ellas se relatan hechos acaecidos en 1.265. El texto es bilingüe, alternando el castellano para la embajada cristiana y el valenciano para la embajada mora, lo que denota su gran riqueza lingüística, convirtiéndose en un homenaje a las generaciones de crevillentinos que han sabido mantener su lengua.

Subir