19 de septiembre de 2019 19/9/19

¿Por qué es tan especial la Semana Santa de Crevillent?

¿Por qué es tan especial la Semana Santa de Crevillent? - (foto 1)
MÁS FOTOS
¿Por qué es tan especial la Semana Santa de Crevillent? - (foto 2)
¿Por qué es tan especial la Semana Santa de Crevillent? - (foto 3)
¿Por qué es tan especial la Semana Santa de Crevillent? - (foto 4)
¿Por qué es tan especial la Semana Santa de Crevillent? - (foto 5)
¿Por qué es tan especial la Semana Santa de Crevillent? - (foto 6)

La Semana Santa de Crevillent es única. Y lo es por muchas razones, desde sus cuatrocientos años de historia, su fuerte arraigo familiar, su gran prestigio escultórico hasta su gastronomía o sus pasos impresionantes.

Es imposible resumir esta fiesta reconocida de Interés Turístico Internacional en tan solo un texto. Lo mejor es vivirla y empaparse de cada detalle, sabor, sonido y sensación. Y para hacernos una idea de lo que transmite esta fiesta, repasamos los principales datos de la mano de Loreto Mallol, Concejal de Cultura, Fiestas y Turismo de la localidad:

400 años de historia

La Semana Santa de Crevillent se remonta a principios del siglo XVII cuando surgieron las dos primeras cofradías. Una fiesta con una larga historia y que está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional. Más de treinta hermandades celebran durante estos días una Semana Santa en la que el arte, la tradición, la religión y el sentir popular se respiran en cada rincón de la localidad.

Toda esta historia queda recogida en el Museo de la Semana Santa de Crevillent, un espacio de cuatro plantas que recoge veinticuatro de los treinta y dos pasos que procesionan. Un Museo único ya que su configuración permite al visitante contemplar todas las obras de arte desde distintas perspectivas. Como curiosidad, cabe destacar que la revista de la Semana Santa de Crevillent es la más antigua de toda España, comenzó a editarse en 1925.

Una fiesta con fuerte tradición familiar

La Semana Santa tiene en Crevillent un fuerte arraigo familiar. El motivo, muchas de las hermandades que surgieron hace centenares de años lo hicieron en el núcleo familiar, característica que ha llegado hasta nuestros días. De hecho, muchos de los pasos que hoy en día se encuentran en el Museo de la Semana Santa de la localidad, vuelven durante estos días a las casas y las familias quedan para montar el paso, decorarlo, ponerle las flores... Un curioso ritual que se repite a las puertas de casa y que podemos ver si paseamos por Crevillent el Miércoles Santo por la mañana.

Además, resulta también muy impactante ver cómo cada paso es trasladado desde las casas hasta la plaza de la Constitución, donde se reúnen todos para salir en desfile, por supuesto siempre acompañados de la música de les 'pasarelles'.

Gastronomía única

Si por algo cabe destacar también la Semana Santa de Crevillent es por su gastronomía. Quien visite la localidad durante estos días repetirá más de una vez la famosa frase de 'Aquí se come bien'. Y es que las Jornadas Gastronómicas Cuaresmales, que se celebran del 16 al 23 de febrero, sirven de antesala para lo que sigue los próximos días.

A sus productos autóctonos como la coca y las toñas, el arroz con conejo y caracoles, de «mondongo» y de «pota», como también algunos brebajes con hierbas de la sierra, se suman otros que cobran protagonismo en estos días especiales. Por ejemplo el almuerzo de 'pa torrat' del Viernes Santo, en el que se toma pan tostado, habas, bacalao asado, ajos y vino de la tierra. Delicatessen gastronómico y que sirve para coger fuerza y empezar la procesión de la bajada al Calvario. Si paseamos por la localidad durante estos días veremos cómo los hornos no dan a basto para poder cumplir con la demanda.

Gran riqueza escultórica

Mariano Benlliure, Antonio Riudavets, Carles Flotats o Carmelo Vicent son algunos de los prestigiosos artistas que han dado forma a las imágenes que procesionan en la Semana Santa de Crevillent. Muchas de estas imágenes se remontan al siglo XIX y permiten revivir los momentos más representativos del final de la vida de Jesucristo. Obras de arte que recorren las angostas calles de Crevillent para admiración de todos los vecinos y turistas.

La calidad de las esculturas de la Semana Santa crevillentina es indiscutible. De hecho, en Crevillent se ha celebrado el I Congreso Internacional de Escultura Religiosa. Desde la Federación de Cofradías y Hermandades de Semana Santa de Crevillent, dirigida por José Antonio Maciá, se ha apostado por proyectar la Semana Santa al exterior con congresos como este, que en octubre de este año celebrará su segunda edición.

Los coros resuenan en sus calles

En esta Semana Santa no hay saetas, hay motetes. Se trata de composiciones musicales breves, cantadas a varias voces con o sin acompañamiento musical. En Crevillent hay unos ocho coros, también de niños. La calidad y belleza de ellos se puede comprobar en muchos de los pasos que durante estos días procesionan por la ciudad. El espectáculo pone la piel de gallina y el fondo musical emociona a cualquiera.

La ciudad enmudece el Martes Santo

Silencio, tan solo roto por la matraca y un coro de voces graves; oscuridad, tan solo las antorchas iluminan la celebérrima procesión del Stmo. Cristo de Difuntos y Ánimas. El casco antiguo se transforma durante la procesión de penitencia, un acto digno de presenciar y en el que se recomienda dejarse llevar por el espíritu que se respira en las calles.

El Viernes Santo cautiva la ciudad

Es un día de tradición. Desde el despertar de las dianas -composiciones musicales que llamar a los vecinos a participar- hasta la procesión de los coros, pasando por el multitudinario Abrazo de la Morquera y el almuerzo del 'pa torrat', la emoción se respira en Crevillent durante esta jornada. Miles de personas presencian estos actos en los que la gastronomía, la cultura, la historia y la devoción crean una simbiosis inolvidable.

Para ver el programa completo de actos de la Semana Santa de Crevillent puedes visitar ESTE ENLACE.

ocultar
¿Por qué es tan especial la Semana Santa de Crevillent?
Subir