26 de noviembre de 2020 26/11/20

El Consell reconocerá a los autónomos que acrediten beneficiar a su comunidad

    Un total de 329.519 profesional autónomos y 352.366 empresas que forman el tejido empresarial de la Comunitat tienen la posibilidad de realizar acciones altruistas y de ser reconocidas con la Certificación de Ciudadanía Corporativa, según recoge el futuro reglamento de la Ley de Ciudadanía Corporativa, impulsada por el conseller de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco. La norma está diseñada para visualizar y fomentar la generosidad y buen hacer de las empresas valencianas, especialmente entre las PYMES y profesionales autónomos.

    Para ello se ha creado un registro en el que las empresas y los autónomos deben inscribir los proyectos que están realizando, sobre todo, se valorarán las acciones voluntarias en beneficio directo de la sociedad, en especial, en el ámbito asistencial, de cooperación al desarrollo, de integración social, deportivo y medioambiental.

    Actividades como suministrar material para levantar un centro de acogida, proporcionar unas horas semanales un vehículo de la empresa para voluntarios, impartir un curso a los conciudadanos sobre eficiencia energética o dar asesoramiento gratuito a los colectivos desfavorecidos de la zona tienen que contar con la colaboración de los trabajadores. Por ello la ley impulsa el voluntariado corporativo, es decir, que los trabajadores de las empresas realicen voluntariado social en favor de los más necesitados.

    El conseller de Inmigración y Ciudadanía, Rafael Blasco ha señalado que “con la aprobación del reglamento de la ley de Ciudadanía Corporativa no sólo se tendrán en cuenta a las grandes empresas sino, especialmente, a las PYMES que son la parte mayoritaria del tejido empresarial valenciano y serán muchas personas las que se vean beneficiadas con su aprobación”.

    La ciudadanía corporativa es también un valor añadido para la empresa pues la sociedad reconoce y aprecia su labor solidaria lo que supone una clara mejora en la imagen, mayor fidelidad de los consumidores (que tienen en cuenta que es una empresa socialmente responsable y optan por elegirla en lugar de otras) e incluso aumento de la cuota de mercado. La ciudadanía corporativa une al altruismo la rentabilidad, por ello es muy beneficioso para las empresas incorporar la solidaridad a su estrategia empresarial.

    Rafael Blasco ha explicado que gracias a esta pionera norma “estas acciones solidarias, que muchas empresas ya realizan pero no pueden dar a conocer por falta de recursos, dejarán de estar en el anonimato”. La citada certificación tiene como primordial finalidad dar público reconocimiento a la empresa o autónomo que la haya obtenido, de su excelente cumplimiento voluntario y altruista de las actividades propias en la cualidad de ciudadano corporativo o ciudadana corporativa. Esto, tendrá asimismo repercusiones positivas en la imagen de la empresa, su estrategia y su marketing.

     

    Subir