1 de diciembre de 2020 1/12/20

Clemente asegura que Alarte “no tiene la valentía política ni los apoyos suficientes para enfrentarse a Zapatero con unas primarias como Tomás Gómez”

  • Afirma que el presidente del Gobierno es consciente del desastre electoral que se avecina en la Comunitat y está “buscando la fórmula para emular en Valencia su estrategia de Madrid”

  • Dice que encontrar un candidato socialista a la Generalitat va a costar “mucho sudor” porque las encuestas demuestran que “cualquier opción es un suicidio político”

  • Recuerda que los valencianos “ya demostraron con De la Vega que no quieren socialistas ni nuevos ni conocidos” y cree que “la única opción de Alarte es que Zapatero quiera evitar la defenestración de un nuevo candidato”

El secretario general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Antonio Clemente, ha asegurado hoy que al secretario general del PSPV, Jorge Alarte, “no tiene la valentía política ni los apoyos suficientes para enfrentarse en unas primarias a José Luis Rodríguez Zapatero y al candidato que presente en la Comunitat como sí ha hecho su homólogo en Madrid, Tomás Gómez”.

Clemente se ha pronunciado así en relación al anuncio de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, de que se presentará a las primarias del PSM para disputarle a Tomás Gómez la candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

A su juicio, “Alarte no se atreve a desafiar a Zapatero en unas primarias porque tiene muy claro que serían el fin de sus opciones a encabezar las listas socialistas a la Generalitat”, de hecho, ha añadido, “el PP ya le dimos las pistas sobre su futuro y le advertimos, con las últimas encuestas, de que más del 50% de los votantes del PSPV no lo quiere como presidente”.

También ha comentado que “a Alarte le tiembla el pulso y mantiene un partido en standby, que no aporta nada nuevo, su compañero de filas Ximo Puig sigue ofreciendo detalles sobre su futuro, que es unas primarias en las que prevé desbancar al secretario general, siempre que no se tope con el candidato que aparezca con una mano de Ferraz en el hombro”.

Por ello, ha asegurado que “su futuro ya está escrito” y “sólo le queda esperar a que Rodríguez Zapatero mueva ficha para que aparezca la Trinidad Jiménez valenciana que acabará con el empeño del líder socialista de ser candidato a la Generalitat”.

Ante esta situación, ha sugerido a Alarte que “descanse unos días” porque le espera “un periodo muy duro” hasta que “Zapatero le haga la llamada de rigor para pedirle que no entorpezca el proceso”.

“Lo que está claro es que Zapatero es consciente del desastre electoral que supondrá tener a Alarte en el cartel autonómico de la Comunitat, por lo que está buscando la fórmula para emular en Valencia su estrategia de Madrid”, ha aseverado, aunque ha matizado que, sin embargo, “encontrar a la Trinidad Jiménez valenciana le va a costar mucho sudor dado que, como muestran las encuestas, cerca del 50% prefieren a Francisco Camps como presidente”.

De hecho, ha insistido en que “el ejemplo más claro está en las pasadas elecciones generales, cuando Zapatero, después de varias triquiñuelas con el empadronamiento, presentó a De la Vega como cabeza de lista por Valencia y lo único que logró fue aumentar su diferencia con el PP después de que los valencianos le demostraran en las urnas que no quieren socialistas ni nuevos ni conocidos”.

Por ello, ha concluido que “la única esperanza que Alarte puede tener para saciar su ambición política es que Zapatero sea consciente de que la Comunitat Valenciana está perdida desde ya” y “deje que sean las urnas las que empujen a Alarte al olvido, evitando así unas primarias que evidenciarían las luchas internas, las demostraciones de poder y, por último, la defenestración de un nuevo candidato”.

 

Subir