19 de febrero de 2020 19/2/20

El CECOVA apuesta por el diagnóstico precoz para prevenir la transmisión del SIDA y pide más educación sexual en los centros docentes

  • La Organización Colegial de Enfermería advierte de que “la crisis económica no debería afectar a las actividades preventivas y de Educación para la Salud desarrolladas en los institutos”

En vísperas del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA que se celebra el próximo domingo día 1, el Consejo de Enfermería de la Comunitat Valenciana (CECOVA) y los colegios de Enfermería de Valencia, Castellón y Alicante alertaron hoy sobre “el incremento progresivo de adolescentes que se contagian de enfermedades de transmisión sexual (ETS) como el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) ante la falta de información fiable al respecto o se someten a un aborto tras un embarazado no deseado por no utilizar métodos anticonceptivos seguros”.

Por ello, la Organización Colegial de Enfermería de la Comunitat Valenciana advirtió de que “la crisis económica no debería afectar a las actividades preventivas y de Educación para la Salud desarrolladas en los institutos” y, en este sentido, solicitaron “más esfuerzo en la educación afectivo-sexual en la adolescencia a través de la implantación de servicios de Enfermería Escolar en los centros docentes para informar con más y mejor efectividad sobre las formas de contagio del SIDA y otras enfermedades venéreas como la sífilis o la gonorrea así como sobre la prevención de embarazos no deseados en adolescentes”.

Un 30% de las personas infectadas lo desconoces porque no se ha hecho la prueba

El presidente del CECOVA, José Antonio Ávila, recordó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) mantiene que “la educación sexual no fomenta la precocidad de las relaciones afectivo-sexuales, ni la promiscuidad sino que potencia la reflexión y el comportamiento más responsable”. Del mismo modo, Ávila consideró imprescindible promover el diagnóstico precoz porque gracias a la detección temprana, por cada paciente diagnosticado precozmente se evita la transmisión del VIH a tres personas. En España hay entre 130.000 y 150.000 personas infectadas por el VIH, un 30% de las cuales no lo sabe porque no se han hecho la prueba.

Por otra parte, el CECOVA destacó la “importancia” del diagnóstico precoz como “principal herramienta para reducir el riesgo de contagios involuntarios y conseguir una calidad de vida óptima de las personas infectadas por el VIH, ya que en muchas ocasiones este diagnóstico llega cuando aparecen síntomas de otra enfermedad oportunista y el sistema inmunitario se encuentra ya muy deteriorado”.

En este sentido, recordó que “más del 40% de los casos diagnosticados en la Comunitat Valenciana fue de forma tardía”. Por el contrario, “sólo hay un 10% de casos que han pasado más de 15 años entre el diagnóstico del virus y el de la enfermedad, lo que demuestra que si el diagnóstico de infección por VIH se hace de forma precoz, puede tardar más de 15 años la aparición de cualquier enfermedad oportunista”.

En relación a la atención a los pacientes con SIDA, el CECOVA recordó que los profesionales de Enfermería “intentan cubrir las necesidades que el enfermo no pueda cubrir por si sólo, prestándole el soporte psíquico, físico y emocional que necesite, evitando posturas de rechazo o de sobreprotección, con lo cual se debe buscar una aproximación al paciente, una aproximación a la familia y un intento por establecer una relación con el paciente”.

Agentes de salud y educadoras en hábitos sexuales

En este sentido, Ávila explicó que “son las enfermeras escolares como agentes de salud y educadoras en hábitos sexuales las que mejor pueden realizar el trabajo de prevención para alertar sobre la transmisión del SIDA, que debe comenzar con la sensibilización de los adolescentes en el marco de las iniciativas de educación afectivo-sexual, la difusión de hábitos seguros en la relaciones sexuales y el conocimiento de los problemas derivados de esta enfermedad y otras de transmisión sexual en los propios centros docentes”.

“La tendencia de la juventud a disfrutar al máximo, de llegar al límite de las propias posibilidades para considerarse satisfechos, la uniformidad grupal y el conjunto de prejuicios y mitos propios de esta edad sobre las relaciones sexuales son características que hacen que las necesidades de prevención de esta población sean específicas”, aseguró Ávila.

Ávila apostó por “el aumento el trabajo diario en el campo de la sensibilización en el ámbito educativo porque es necesario, no solamente trasmitir la información necesaria en materia de educación para la salud, sino también hacer un verdadero trabajo de concienciación y prevención en aquellos colectivos más vulnerables” y recordó que “precisamente en la adolescencia es donde hay que prestar más y mejor atención”.

Subir