3 de marzo de 2021 3/3/21

Cavecova exige que la religión se imparta en las iglesias

    La Confederación de Asociaciones de Vecinos de la Comunidad Valenciana exige a la Generalitat Valenciana y al Gobierno Central que la asignatura de Religión salga del sistema educativo público y sólo se imparta en las iglesias, ya sean católicas o de cualquier otra religión, según se aprobó en la última asamblea general.

    Los vecinos adoptan esta decisión por considerar que es ése su espacio natural en contra de la obligación impuesta en la Lomce de volver a ser un área con puntuación y con necesidad de aprobarla para pasar de curso.

    El presidente de la confederación, Juan Antonio Caballero, espera que su demanda sea tenida en cuenta en la administración y también la recojan otras federaciones vecinales de ámbito autonómico y estatal.

    "Con la decisión del Gobierno de incluirla como obligatoria volvemos a otras épocas cuando habíamos adelantado mucho. No estamos en esos tiempos ya y vivimos otra época y otro siglo donde no podemos imponer a los niños ni a los jóvenes una asignatura como es la religión. Creemos que su espacio natural son las iglesias donde los sacerdotes y laicos pueden enseñarla muy bien, eso sí con la colaboración económica del Estado, y quienes quieran aprenderla hacerlo voluntariamente", comentó Caballero quien recordó que, en estos momentos, España es un estado laico recogido en la Constitución y en aquella época cuando se impartía obligatoriamente España era una dictadura.

    El presidente vecinal afirmó que el planteamiento podría parecer inoportuno para los colectivos educativos por llegar a considerarse una intromisión en su ámbito. "En absoluto y nada más lejos de la realidad. Creemos que ambos colectivos somos compatibles y nos podemos coordinar. Somos el movimiento vecinal una organización en donde hay personas de todas las edades y ámbitos y donde velamos también por estas cuestiones. No queremos que a nada ni a nadie se le impongan decisiones que consideramos arbitrarias".

    Además, agregó que "también estamos en contra porque provocará en los barrios un efecto de barrios bien y barrios marginados por dar la posibilidad de elegir centro a las familias, o sea el llamado Distrito Único. Ha existido una falta de consenso político, sindical, educativo y vecinal. Pocas veces hasta ahora se había registrado una posición tan opuesta a una norma pero, a pesar de todo, ha salido adelante".

    Y lamentan primar a los estudiantes hacia la Formación Profesional por su rendimiento académico en vez de potenciar su estudio o regularidad, como ahora.

    Subir