26 de febrero de 2020 26/2/20

Dos grapos dicen que atracaron la sucursal de Castellón para recuperar "la riqueza que roba la banca"

    Dos miembros de los GRAPO, Israel Clemente y Jorge García Vidal, que están siendo juzgados en la Audiencia Nacional por el atraco a una sucursal bancaria de Castellón, el 16 de marzo de 2006, han admitido que lo perpetraron porque, entre otros motivos, querían "una parte de la riqueza que la gran banca roba a este país".

    El fiscal de la Audiencia Nacional Vicente González pide 35 años de prisión para cada uno de los acusados, que además de atracar la caja fuerte de la entidad, hirieron de dos disparos al director de la sucursal bancaria, José Gil Lliveros.

    Los dos procesados han reconocido ante el tribunal su pertenencia a los GRAPO y han asegurado que no tenían un plan preconcebido para atentar contra el director del banco, sino que su objetivo era "obtener fondos para llevar a cabo la lucha armada".

    "Queríamos una parte de la riqueza que la gran banca roba a este país", ha aseverado Clemente, que ha relatado que alrededor de las siete de la mañana abordaron a su víctima cuando éste salía de su domicilio y, amenazándole con un revólver, le advirtieron de que "si seguía instrucciones no le pasaría nada", pero que si "oponía resistencia sería castigado", ha añadido García.

    Se dirigieron a la entidad bancaria y cuando el director les comunicó que ignoraba la combinación de la caja fuerte, los acusados decidieron retenerle y esperar a que llegara otro empleado, que, según ha dicho Clemente, apareció alrededor de las 7.40 horas.

    La víctima le alertó y entonces ambos salieron huyendo, momento en el que Clemente efectúo un disparo intimidatorio.

    "Mi intención inicial era dispararle en una pierna, pero corría tanto que no", ha recordado el acusado, que ha añadido que no disparó más "por miedo a darle".

    García ha añadido que cuando ya estaban fuera de la sucursal volvieron a disparar y alcanzaron al responsable de la oficina en un brazo y en el glúteo.

    Preguntado por el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, si no pensaron que podían fallar en el tiro, García ha contestado: "No. Soy socorrista y sé dónde una herida no es mortal".

    En la jornada de hoy también ha testificado el director de la sucursal, que ha confirmado que durante el asalto llamaron al teléfono del banco y lo cogió él.

    El interlocutor, que se identificó como "la abuela", aunque tenía voz de hombre, le preguntó si se encontraban en la entidad los atracadores y si era así que uno de los dos se pusiera al teléfono.

    Uno de los dos acusados cogió el teléfono y, a juicio de este testigo, recibió una reprimenda por el tiempo que estaban permaneciendo en la sucursal

    El fiscal considera los hechos constitutivos de tres delitos de terrorismo, uno en relación con detención ilegal, otro en relación con uno de robo y un tercero en grado de tentativa.

    Además de las penas de cárcel, pide que los dos acusados indemnicen solidariamente al director de la sucursal con 200.000 euros.

    El juicio continuará mañana y previsiblemente quedará visto para sentencia.

     1 comentario
    yo
    yo
    30/10/2008 08:10
    a

    pues no han dicho ninguna mentira... ¿¿si la banca roba, porque no recuperarlo??

    Subir