19 de septiembre de 2020 19/9/20

Disminuyo un 6,6% la cantidad de basura generada en el primer semestre de 2009

  • Reciplasa recoge un profundo descenso de la recogida que nos sitúa a niveles de hace cinco años.

El Alcalde de Castellón y presidente de la entidad intermunicipal Reciplasa, Alberto Fabra, ha dado a conocer el balance de las cifras de recogida de basuras en el primer semestre del año 2009 y su comparativa con los últimos ejercicios. Estos datos han arrojado un balance impactante sobre el efecto que la crisis está produciendo en los hábitos familiares de la capital.

En el primer semestre de 2009 el volumen total de basuras recogidas en la ciudad de Castellón asciende a 37.996 toneladas, un 6,6% menos que el año pasado cuando en el mismo período se recogieron 40.653 toneladas. Pero esta cifra se agrava más si la comparativa la hacemos con el último año de bonanza económica, el 2007. Ejercicio en el que, en la ciudad de Castellón se llegaron a recoger hasta 43.353 toneladas, lo que significa un 12,5% más que este año.

Alberto Fabra ha señalado que “estos datos son consecuencia directa del momento de crisis que estamos sufriendo y que impacta de manera más agudizada en los hábitos de las familias que ha reducido el consumo de manera muy importante, ahorrando en el gasto de productos cotidianos y, por tanto, bajando el índice de basuras que vierten en los contenedores de la ciudad”.

El presidente de Reciplasa ha destacado que “esta es la primera etapa en la que se reducen los vertidos en planta. Un período que comenzó el año pasado con el inicio de la crisis económica y que ha empeorado conforme han ido pasando los meses y se deterioraban más las economías familiares”.

Desde el inicio de la puesta en marcha de la planta de recogida y tratamiento de RSU en Onda, el volumen de basuras vertidas por la ciudad de Castellón siempre ha ido en aumento, variando entre un incremento medio del 1,5% en los primeros años, hasta incrementos del 6,8% y 6,1% en los años 2006 y 2007. Sin embargo, esta progresión se ha visto truncada con esta debacle del consumo que ha devuelto los vertidos de basuras a los índices de 2004.

Alberto Fabra ha apuntado que “este tipo de indicadores son una herramienta realista y muy objetiva sobre lo que está sucediendo en el ámbito de las familias donde el paro, la reducción de los ingresos ha obligado a las economías familiares a reducir gastos en los productos de consumo, incluso en los productos alimentarios”.

Subir