4 de diciembre de 2020 4/12/20

El Centre Excursionista de Castelló conmemora los 50 años de la Lledonera en el Penyagolosa

El Centre Excursionista de Castelló conmemora los 50 años de la Lledonera en el Penyagolosa - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    El Centre Excursionista de Castelló conmemora los 50 años de la Lledonera en el Penyagolosa - (foto 2)
    El Centre Excursionista de Castelló conmemora los 50 años de la Lledonera en el Penyagolosa - (foto 3)
    El Centre Excursionista de Castelló conmemora los 50 años de la Lledonera en el Penyagolosa - (foto 4)

    El Centre Excursionista de Castelló (CEC) ha conmemorado este fin de semana el 50 aniversario de la entronización de la Verge de Lledó en la cima del Penyagolosa, el pico más alto accesible de la Comunitat Valenciana. Hace 50 años un grupo de jóvenes del CEC transportó la imagen de la Virgen a sus espaldas desde Castelló hasta la cumbre.

    Algunos de ellos han repetido este año el mismo camino, por el sendero de la luna llena. El miércoles partieron de la capital de la Plana y llegaron hasta les Useres. La segunda etapa llegó hasta Xodos para recalar en último día en La Banyadera, a los pies del Penyagolosa, junto el mas que poseen allí Ferran Sanchis Cardona, uno de los que componían el grupo originario, y su esposa Carme Altava, hija del autor de la escultura en mármol de la Verge de Lledó, que hasta hace dos semanas estaba en el pico de Penyagolosa.

    Un carro tirado por dos caballerías también ha realizado el viaje entre Castelló y La Banyadera en dos días, con una única escala en Atzeneta.

    El 15 de agosto partió desde La Banyadera la excursión a pie hasta el pico Penyagolosa, en la que participaron más de cien personas, entre ellas el presidente del CEC, Gregori Dolz. Una vez en la cima, ante la imagen de la Lledonera, “que subió desde su exilio en mi masía”, según relata Ferran Sanchis, Guillem Badenes ofició una misa. Al finalizar se cantó la Salve a Lledó, que se repitió de nuevo otra vez en La Banyadera.

    Para finalizar los actos se celebró una comida de hermandad en la masía de Ferran Sanchis y Carmen Altava, “perfectos anfitriones”, según todos los asistentes. Buen embutido asado de la Serra d’en Galceran, pan dels Ivarsos, sandías de Benlloc, melones y coca de chocolate de Borriol, entre otras viandas, constituyeron el menú campestre, degustado a la sombra de los pinos.

    Subir