18 de septiembre de 2020 18/9/20

Carreras acusa al PP de ser el culpable de la ZAS en la zona de las tascas

    Carmen Carreras, Coordinadora de EUPV de Castellón, considera culpable al equipo de gobierno del PP de la futura declaración de ZAS de la zona de las Tascas. “Ni los vecinos, ni los que disfrutan y regentan las tascas tienen la culpa de la nula capacidad o abierta desidia del gobierno por controlar los niveles de ruido en los últimos años. De esos polvos estos lodos”.

    Carreras ironiza que aquellos que aprobaron una ley local que se ha demostrado inútil para controlar los niveles de ruido, ahora no tengan ninguna responsabilidad. “El deber de un ayuntamiento es salvaguardar el derecho de los vecinos a su descanso diario, 85 decibelios es una cifra excesiva” y considera que el ocio puede y debe ser compatible con el descanso. “Si se hubieran tomado medidas reales, ahora un lugar emblemático y atractivo como las tascas que diferencia a nuestra ciudad de otras por sus características especiales no estaría amenazado por la aplicación de una medida tan radical como la ZAS”.

    La coordinadora considera indecente la intención de culpabilizar a Castelló sense Soroll de la ZAS. “Ahora, aquellos que con su inactividad y pereza han provocado esta situación, señalan a una asociación de querer acabar con las tascas, los pirómanos del PP, juegan ahora a ser bomberos, los únicos culpables son ellos, es incomprensible y condenable el intento de azuzar a unos ciudadanos contra otros para escapar de toda responsabilidad”.

    Carreras considera que lo más importante en esta problemática no es colocarse del lado de una de las partes de forma demagógica, incluso llegando a mentir con respecto a una inexistente sentencia, “esta no es la manera de trabajar de un gobierno responsable, el edil de sostenibilidad ha demostrado una incapacidad notoria en gestionar el problema del ruido, además de en los últimos días, una falta de ética intolerable, todo ello en un miembro del equipo de gobierno, que está para solucionar problemas, no para escurrir el bulto”. Termina espetando “si tuviera un mínimo de vergüenza, se iría a casa”.

    Subir