30 de septiembre de 2020 30/9/20

Calles asegura que “2009 ha sido un año perdido para Castellón por la pasividad del PP para impulsar medidas contra la crisis”

Calles asegura que “2009 ha sido un año perdido para Castellón por la pasividad del PP para impulsar medidas contra la crisis” - (foto 1)
  • El portavoz socialista hace balance del año político en el Ayuntamiento de Castellón

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Castellón, Juan María Calles, asegura que “2009 ha sido un año perdido para Castellón por la pasividad del PP para impulsar medidas contra la crisis”. “Alberto Fabra ha demostrado ser un gobernante de bajo perfil político, incapaz de dar respuestas a los duros momentos de la economía y a las crisis particulares que ha vivido el Ayuntamiento de Castellón en lo urbanístico y en lo político”, afirma.

Calles recuerda que la anulación del Plan General de Ordenación Urbana ha marcado el año político de Castellón. “El equipo de gobierno tardó seis meses en reaccionar a la sentencia del Tribunal Supremo que anuló el Plan General de Ordenación Urbana y ha estado negando durante todo 2009 que el plan urbanístico vigente era el de 1984, como han admitido los propios funcionarios en los documentos técnicos”, apunta.

A su modo de ver, la anulación del PGOU ha alimentado la “doble crisis” que ha sufrido Castellón y ha revelado el “desprecio” del Partido Popular a la participación ciudadana. “El rechazo a las más de 600 alegaciones presentadas al documento en el trámite de exposición al público, sin ni un simple argumento técnico, es la constatación de que el PP gobierna de espaldas a la ciudadanía en los grandes asuntos de Castellón”.

Calles remarca que los tribunales también han vuelto a constatar las irregularidades del PAI Mestrets. El gran plan de vivienda pública de Castellón sigue bloqueado, al igual que los megaproyectos que iban ligados a su desarrollo: el Centre de Convencions de Calatrava, la sede de la VIU y la Ciudad Deportiva. Tampoco se han aprobado los planes especiales de protección del centro histórico, Capuchinos y Ribalta-Tetuán. Este último es un paso previo para la realización de  obras en el parque de Ribalta, pero “la Generalitat y el Ayuntamiento se saltaron la legalidad y acometieron la urbanización del parque central de Castellón”.

Economía a la deriva
El portavoz socialista mantiene también que la “incapacidad gestora” del PP ha vuelto a demostrarse en 2009 con una nueva subida de impuestos. A pesar de que el IPC de abril (el índice de referencia para modificar las ordenanzas fiscales) se situó en la ciudad de Castellón en el -2%, el equipo de gobierno decidió no actualizar a la baja las tasas e impuestos municipales. Un aumento que se suma a la del 5,7% de 2008 y a la de hasta un 20% en algunos tributos en 2007.

“El despilfarro ha seguido instalado en el gobierno popular”, afirma Calles, quien señala que a los gastos suntuosos ya denunciados (las comilonas del vicealcalde, los sillones de más de 1.000 euros de los concejales del PP y los cuatro coches oficiales) se ha sumado el millón de euros que se prevé gastar en 20 años en organizar ferias de caza mayor y en exhibir animales disecados. 

Por otro lado, el equipo de gobierno ha impulsado un plan estratégico, bautizado como Castellón Avanza, pero sin dotarlo de la necesaria financiación económica. La puesta en marcha de un Observatorio de Empleo tampoco se ha traducido en la puesta en marcha del Pacto Local por el Empleo que han reivindicado el PSPV y los sindicatos. “El alcalde ha dejado pasar un año en activar medidas eficaces para afrontar la crisis desde el Ayuntamiento”.

Las inversiones municipales están bajo mínimos: “el El PP no ha podido, no ha sabido o no ha querido utilizar las inversiones propias como motor económico. Una oportunidad perdida de convertir el Ayuntamiento en plataforma de promoción económica”. Calles dice que “las únicas inversiones reales que ha recibido Castellón han venido de la mano del Gobierno”.

El plan E ha supuesto una inyección económica de 30,5 millones de euros, que se han traducido en destacadas obras de reforma urbana y, sobre todo, en la creación de unos 1.000 puestos de trabajo. La segunda fase del plan Zapatero, ya en marcha, traerá otros 19,2 millones, y unos 600 empleos. En cambio, la promesa del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, hace ahora un año, de impulsar el plan Confianza ha acabado en “decepción”. Los 36 millones de euros prometidos para Castellón en diciembre de 2008 empezarán a llegar a finales de marzo de 2010, fecha en la que se prevé adjudicar un tramo de la ronda oeste.

 Además, “el Consell no paga lo que nos debe”. La prueba “más sangrante” es la de la ronda norte. La obra se proyectó en 2005 y concluyó a todo correr en 2007 para ser inaugurada antes de las elecciones municipales, pero el 80% de la inversión aún no ha sido pagada por la Generalitat al Ayuntamiento.

Un Ayuntamiento sin rumbo
“Alberto Fabra se ha ausentado de sus responsabilidades políticas”, afirma Calles, que indica que “el nombramiento del alcalde de Castellón como coordinador general del PP valenciano se ha traducido en un acentuamiento del desgobierno local”, añade. Por otro lado, asegura que “el alcalde ha vuelto a actuar como escudero del presidente provincial, acosado por los tribunales y para el que la Fiscalía Anticorrupción ha solicitado una pena de dos años de cárcel. El alcalde ha vetado todos los intentos socialistas por censurar la falta de ética política de Carlos Fabra y ha amparado la corrupción”.

“Las grandes promesas electorales del alcalde y del PP de Castellón siguen siendo promesas. La ciudad que Alberto Fabra prometió era una fantasía, un delirio, una mentira, porque Castellón sigue sin norte, con unos gestores políticos que han antepuesto el interés de su promoción política personal al interés general del progreso de la capital”, añade.

 2 comentarios
Ciudadano
Ciudadano
25/12/2009 06:12
Costa Sur.

Efectivamente se podria generar mucho empleo si se hiciera la regeneracion de la Costa Sur de Castellon,¿Que hacen sus colegas del Gobierno Central para la regeneracion antes de que sea demasiado tarde.

Subir