21 de febrero de 2020 21/2/20

Castellano: “La nueva Ley de Sucesiones flexibiliza el sistema de legítimas y da mayor libertad al testador”

  • Castellano: “La recuperación del Derecho Foral sucesorio adecuará nuestro ordenamiento jurídico a las necesidades reales de los valencianos”

  • Se amplían las causas de desheredación y se crea la reserva de bienes para los hijos del primer matrimonio

El conseller de Gobernación, Serafín Castellano, ha anunciado que la nueva Ley de Sucesiones “flexibiliza el sistema de legitimas organizándolo y estableciendo un régimen novedoso en la sucesión de la empresa”.

El conseller ha asegurado que la Ley de Sucesiones “es una ley con un gran impacto social y económico puesto que afecta a la totalidad de los ciudadanos y por ese motivo se ha buscado el consenso y la participación de todos los actores implicados a través de la celebración de más de una treintena de reuniones”.

Castellano ha manifestado que “esta Ley se encuentra en una fase muy avanzada y estará preparada para poder ser presentada para su aprobación en el Pleno del Consell durante el mes de mayo o junio”.

Ley acorde a la realidad

El conseller de Gobernación ha destacado que la recuperación del Derecho Foral Sucesorio “es una apuesta de futuro del Consell que suavizará el sistema de legítimas y aportará mayor flexibilidad. La legítima de los hijos y descendientes se determina en función de los hijos, es decir, un cuarto si fueran uno o dos hijos, y un tercio del patrimonio si el número de hijos es de tres o más, optando por lo tanto por el sistema foral que distinguía en función del número de hijos”.

Además, el conseller ha matizado que se distingue entre patrimonio empresarial y no empresarial. Respecto al patrimonio empresarial, el nuevo régimen de legítimas que introduce la Ley de Sucesiones “proporciona una mayor libertad al empresario que decide el destino de su empresa tras su muerte, puede contribuir a evitar la fragmentación de la empresa y los conflictos en la toma de decisiones, asegura la continuidad empresarial y de los puestos de trabajo al facultar al empresario para que designe al legitimario más adecuado para llevar la empresa, y permite anticipar estrategias de cara a la sucesión”.

“Por lo tanto, con la nueva Ley de Sucesiones se reducen las legítimas y se incrementa el patrimonio de libre disposición, otorgando mayor flexibilidad”, ha explicado el conseller.

Medidas de protección

El conseller ha destacado que esta nueva Ley también contempla medidas de protección concretas para determinados legitimarios con el fin de evitar una posible desprotección en el ámbito familiar, en concreto, para el caso de los hijos o descendientes discapacitados y se recuperan figuras forales para el cónyuge viudo como la ‘cambra’ y ‘l’any de plor’. Además, introduce la reserva de bienes a favor de los hijos de un mantrimonio anterior, con el objetivo de proteger a los hijos de un primer matrimonio en previsión de un segundo enlace también con hijos.

Por otra parte, el conseller ha señalado que la nueva Ley de Sucesiones “amplía las causas de desheredación al contemplar la ausencia de relación propia derivada de los vínculos familiares por causa exclusivamente imputable a la voluntad del legitimario, de manera que se garantiza y prima la protección a la familia y se potencian las relaciones familiares”.

Asimismo, se cambia el orden de llamamientos de los herederos cuando no hay testamento, de manera que el cónyuge viudo es llamado después de los hijos y descendientes, pero antes de los progenitores y ascendientes, y en caso de no haber herederos, la herencia pasaría a manos de la Generalitat, una novedad que no se da en ninguna otra comunidad autónoma, tal y como ha indicado Castellano.

Por último, otras novedades que introduce la nueva Ley de Sucesiones es que se regula la sucesión contractual y se regulan nuevas modalidades testamentarias, por ejemplo, se permite expresamente otorgar testamento mancomunado.

“En definitiva, con la Ley de Sucesiones adecuaremos nuestro ordenamiento jurídico a las necesidades reales, apostando por la libertad y la responsabilidad, favoreciendo la continuidad de las pequeñas y medianas empresas, protegiendo tanto a la familia como a la empresa, y velando por la cohesión familiar y el desarrollo económico de la Comunitat Valenciana”, ha concluido Castellano.

Subir