20 de febrero de 2020 20/2/20

Solicitan que se declare Bien de Interés Cultural la Pobla de Ifach

Solicitan que se declare Bien de Interés Cultural la Pobla de Ifach - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Solicitan que se declare Bien de Interés Cultural la Pobla de Ifach - (foto 2)
    Solicitan que se declare Bien de Interés Cultural la Pobla de Ifach - (foto 3)
    La Directora General de Patrimonio Cultural Valenciano ha solicitado a la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales de la Generalitat la inscripción del recinto amurallado de la Villa Medieval de Ifach en el Registro General de Bienes de Interés Cultural. La petición está ampliamente justificada en un extenso informe técnico que cuenta, entre otras fuentes, con datos precisos del espacio, brindados por el arqueólogo José Luis Menéndez Fueyo, director de las excavaciones que se vienen realizando desde hace seis años en el yacimiento Proyecto IFACH.

    El recinto amurallado de la villa medieval de Ifach está situado en la ladera norte del Peñón, en suelo no urbanizable del Parque Natural del Penyal d’Ifac. Las murallas se extienden por unas 4.2 hectáreas de terreno. La parte mejor conservada se encuentra en el Mirador de Levante, al norte de la ladera de ascensión a Ifach, donde se conservan más de 250 metros de muralla con torres en saliente.

    Las murallas están hechas en dos técnicas; por una parte, mediante enconfrado con mampostería de cimentación, con encalado al exterior y al interior. Por otra parte las torres estaban construidas internamente con encofrado, y el revestimiento exterior de sillería trabajada. Las torres se disponen en saliente con respecto a la muralla con el fin de facilitar la defensa; todas estaban unidas por el adarve que permitía acceder a ellas por el perímetro de la muralla. Por un grabado de la época, se sabe que al recinto se accedía por una puerta situada en el frente oeste de la muralla, que coincide con el actual camino de acceso al parque natural.

    La villa amurallada, explica en su informe el arqueólogo Menéndez Fueyo, es parte del enorme proceso repoblador que Jaume I llevó a cabo con habitantes del norte de la península, y que se produce en el Reino de Valencia a finales del siglo XIII y principios del siglo XIV.

    El arqueólogo brinda datos precisos sobre el proceso de asentamiento en el área, remontándose al 8 de abril de 1282, fecha en la que el rey Pedro I de Aragón ordena construir una villa fortificada en las faldas del Peñón de Ifach que fuese garantía para todo el litoral de esta zona. Tres días después, el rey le da orden a Arnaldo de Mataró de que divida Ifach en solares y los regale a cuentos calpinos quieran edificar allí. Pero la fundación fracasa y no es hasta el año 1298 que se alza el poblado, cuando Roger de Lauria solicita permiso a la Corona de Aragón para construir en Ifach un lugar con fuertes murallas y defensas. Poco después de concedérsele la propiedad de Calpe, en 1305, Roger de Lauria, muere y es entonces su hija, Margarita, la que continua la labor de concentrar a la población medieval en la costa y terminar la villa de Ifach. En 1344 ésta ordena la construcción de la iglesia de Ifach, con tres capellanías, dedicadas a la Virgen María, el Arcángel San Miguel y a San Nicolás.

    En 1359, en pleno siglo XIV, durante la guerra de los Dos Pedros entre las Coronas de Castilla y Aragón, la flota castellana saquea y destruye la villa y las defensas de Ifach. El área queda abandonada y los pobladores se trasladan a la vecina población de Calpe. Pero a principios de siglo XV el rey de Aragón Alfonso V “El Magnánimo”, decide que las casas deben ser reparadas y volver a ser habitadas. Concede permiso para destinar parte de lo recaudado en el comercio de pan, vino, carne y otros productos, en el término, a la reparación y reconstrucción de las defensas y las casas de los nuevos pobladores de Ifach. Pero ante las dificultades para repoblar aquello porque los dueños de las tierras estaban asentados ya en Calpe, el rey accede finalmente a que lo recaudado se invirtiera entonces en repara y mejorar las defensas de la villa de Calpe, donde residía ya la mayor parte de la población.

    Subir