29 de noviembre de 2020 29/11/20

Uno de cada tres municipios están ya adheridos a la Carta de Buenas Prácticas

  • Un total de 169 ayuntamientos de todo signo político se han sumado a la iniciativa promovida por el Consell

  • Blasco: “Creemos en una nueva dimensión de la democracia y un acercamiento a los ciudadanos”

  • Fue el primer documento firmado en una comunidad autónoma entre la administración autonómica y local

Un total de 169 ayuntamientos se han sumado a la Carta de las Buenas Prácticas creada por el responsable de la conselleria de Inmigración y Ciudadanía, Rafael Blasco. De ellos, 43 pertenecen al PSOE y diez a otros como el Bloc o Esquerra Unida. La cuarta parte de estos ayuntamientos (25,4%) es socialista. La Carta de Buenas Prácticas fue refrendada por Blasco, junto a los tres presidentes de las Diputaciones (Carlos Fabra, José Joaquín Ripoll y Alfonso Rus) y la presidenta de la FVMP, Elena Bastidas, en un acto que, junto al recién firmado Pacto Local por la Integración, ha reunido a los tres mandatarios provinciales del Partido Popular.

Esto muestra el valor positivo de esta iniciativa impulsada por el conseller Rafael Blasco logrando que los diferentes partidos participen del fomento del “buen hacer” en la Administración para garantizar la transparencia y la buena gobernanza. “Es sumamente importante la labor de estos ayuntamientos que ya están trabajando en este sentido, debido a su proximidad al ciudadano, porque son una herramienta clave para aplicar iniciativas de tanta relevancia como esta”, ha expresado Blasco.

La Carta de Buenas Prácticas fue el primer documento firmado en una comunidad autónoma entre la administración autonómica y local para favorecer la participación ciudadana en la gestión pública. Un acuerdo que supone actualmente una verdadera revolución democrática dando  una mayor solidez a la gestión de los ayuntamientos con el fin de potenciar los derechos de los ciudadanos. Este documento es un compromiso para crear una administración más abierta al ciudadano promoviendo la diversidad cultural (la integración, la lucha contra la xenofobia y los derechos humanos) y garantizando una labor transparente, receptiva, eficaz, coherente y sensibilizada con el medio ambiente.

Fruto del trabajo común entre la Generalitat y las administraciones locales es esta Carta de Buenas Prácticas. Está compuesta por 16 principios que garantizan un gobierno que desarrolle una comunicación activa sobre su actuación. “Por primera vez en España la Administración Local y Autonómica han creado una Carta de Buenas Prácticas de manera conjunta que se ha aprobado ya por 169 municipios del territorio valenciano” ha manifestado Blasco.

La unanimidad hecha Carta
La Carta de Buenas Prácticas es un marco de referencia consensuado por la administración autonómica y local para ofrecer calidad en el servicio a toda la ciudadanía.

Los compromisos que abarca la Carta son dieciséis, que fomentan el papel activo de la ciudadanía y potencia cauces de información y colaboración con el objetivo de estimular una cultura participativa. “Esa nueva dimensión de la democracia, ese acercamiento a los ciudadanos y ese aprovechamiento de las nuevas técnicas actuales de comunicación las hacemos nuestras en la Comunitat. En nuestras administraciones locales y en la administración autonómica” ha manifestado el conseller.

El residente en territorio valenciano, sea nacional o extranjero, es el auténtico protagonista de todas las iniciativas impulsadas desde la Conselleria de Inmigración y Ciudadanía que ahora implicará más que nunca a los municipios. La Carta de Buenas Prácticas circula en esa dirección y por ello, promoverá además la diversidad cultural dentro de la cohesión social garantizando el respeto a todos los ciudadanos y luchando contra la discriminación. “La Carta refuerza las bases de la democracia. Del estado de derecho que garantiza la igualdad de todos los ciudadanos, la equidad, la imparcialidad y la previsibilidad” ha continuado Blasco. 

Subir