29 de noviembre de 2020 29/11/20

Un rosario de gente visita el cementerio para comprobar si las lápidas de sus familiares se han visto afectadas por el robo de fotografías

Un rosario de gente visita el cementerio para comprobar si las lápidas de sus familiares se han visto afectadas por el robo de fotografías - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Un rosario de gente visita el cementerio para comprobar si las lápidas de sus familiares se han visto afectadas por el robo de fotografías - (foto 2)
    Un rosario de gente visita el cementerio para comprobar si las lápidas de sus familiares se han visto afectadas por el robo de fotografías - (foto 3)
    Un rosario de gente visita el cementerio para comprobar si las lápidas de sus familiares se han visto afectadas por el robo de fotografías - (foto 4)
    Un rosario de gente visita el cementerio para comprobar si las lápidas de sus familiares se han visto afectadas por el robo de fotografías - (foto 5)
    Un rosario de gente visita el cementerio para comprobar si las lápidas de sus familiares se han visto afectadas por el robo de fotografías - (foto 6)
    Un rosario de gente visita el cementerio para comprobar si las lápidas de sus familiares se han visto afectadas por el robo de fotografías - (foto 7)
    Un rosario de gente visita el cementerio para comprobar si las lápidas de sus familiares se han visto afectadas por el robo de fotografías - (foto 8)
    Un rosario de gente visita el cementerio para comprobar si las lápidas de sus familiares se han visto afectadas por el robo de fotografías - (foto 9)

    El cementerio municipal de Burriana ha recibido hoy un rosario de visitas; todas interesadas en comprobar si las lápidas profanadas a las que han arrancado las fotografías con marcos de oro eran las de sus seres más queridos. A primera hora de la mañana la expectación era máxima debido a la presencia de medios de comunicación, especialmente televisiones nacionales, haciendo demandas a los responsables municipales cuanto menos pintorescas: desde relaciones de los afectados con sus números de teléfono para poder entrevistarlos, hasta una petición para mantener abierto el cementerio más allá de las seis de la tarde para poder realizar una conexión en directo.

    El concejal del cementerio, Pedro Sancerni, ha tenido que lidiar con toda esta expectación mediática a lo largo de la jornada, pero sobre todo se ha ocupado de escuchar a los afectados y a todos aquellos que se han acercado al cementerio para comprobar el estado de las sepulturas de sus familiares. El edil ha cubierto la jornada completa en las instalaciones, sin tan siquiera ir a comer, debido a la cantidad de gente que iba acudiendo. Algunos incluso han sido muy críticos y le han recriminado la ampliación que están realizando en el cementerio, sobre parte del jardín del camposanto nuevo, por no haber expropiado todavía los terrenos anejos al recinto sagrado.

    Aunque el valor de lo robado, en el mercado negro, puede que no represente una cifra elevada, lo cierto que es que si se tuvieran que reponer las cerca de treinta fotografías y marcos de oro que han sido sustraídos el montante ascendería a unos 10.000 euros. Varios marmolistas han recibido hoy la orden de sus clientes, nada más conocer la noticia, de ir al cementerio y retirar la fotografía con el marco de oro para reponerla, dentro de unos días, por otro de acero inoxidable. Juan Vidal, profesional del sector de toda la vida, nos explicaba que un marco que había quitado hacía un instante, cuyo tamaño rondaría los 16 por 11 centímetros podría valer 600 euros, y los ovalados, más pequeños, entre 350 y 400 euros. En este sentido, ha reconocido que habían recibido varias llamadas para retirar marcos de oro, que no han sido robados, por temor a que se produzca un efecto dominó, no ya de los autores de estos robos, sino por parte de otros, que pueden centrar ahora su interés en los cementerios.

    La información ha corrido como reguero de pólvora, especialmente en el mercado exterior de los martes, motivo por el cual una gran cantidad de vecinos han visitado el camposanto después de comer. Los funcionarios del cementerio estaban asombrados: “si pareix el dia de Tots Sants”, equiparaban. Los comentarios, sobre todo de las personas más mayores, se repetían una y otra vez: “qué poca vergüenza”; “ya no respetan ni a los muertos”; “dónde iremos a parar”; “¡mira! han quitado la fotografía de fulanito, ¿su familia lo sabrá? Llámales y díselo, por si acaso”.

    Una hipótesis bastante extendida entre quienes están investigando los robos es que el autor o autores pueden haber empleado un detector de metales preciosos, puesto que se han equivocado poco en la elección de los marcos; incluso han seleccionado unos, en una misma lápida, y otros los han dejado. Sin embargo, los profesionales que se dedican a esto, comentaban que para ellos es muy sencillo distinguir cuáles son de oro y cuales no, “y si los ladrones también se dedican a realizar sustracciones de este tipo, como pequeñas joyas, medallitas o colgantes, ellos también lo saben”.

    Sancerni ha insistido a todos los que se han acercado que se va a extremar la vigilancia. De hecho, hoy ya han estado siguiendo por dentro del cementerio a dos personas sospechosas; una con antecedentes, y otra por haber sido vista mucho tiempo en el cementerio a varias horas del día.

     8 comentarios
    finafinita
    finafinita
    07/10/2010 03:10
    para pagano

    fina pagano dice que tu y yo somos el mismo que dedalo se contesta el solo ,ese dedalo no se quien es

    Subir