29 de noviembre de 2020 29/11/20

Retiran la gran luminaria instalada ayer en la plaça de la Mercè tras no superar las fuertes rachas de viento

Lámpara de la Plaza La Mercé
Lámpara de la Plaza La Mercé
    Vídeos
    Lámpara de la Plaza La Mercé
    Lámpara de la Plaza La Mercé
    MÁS FOTOS
    Retiran la gran luminaria instalada ayer en la plaça de la Mercè tras no superar las fuertes rachas de viento - (foto 2)
    Retiran la gran luminaria instalada ayer en la plaça de la Mercè tras no superar las fuertes rachas de viento - (foto 3)
    Retiran la gran luminaria instalada ayer en la plaça de la Mercè tras no superar las fuertes rachas de viento - (foto 4)
    Retiran la gran luminaria instalada ayer en la plaça de la Mercè tras no superar las fuertes rachas de viento - (foto 5)
    Retiran la gran luminaria instalada ayer en la plaça de la Mercè tras no superar las fuertes rachas de viento - (foto 6)
    Retiran la gran luminaria instalada ayer en la plaça de la Mercè tras no superar las fuertes rachas de viento - (foto 7)
    Retiran la gran luminaria instalada ayer en la plaça de la Mercè tras no superar las fuertes rachas de viento - (foto 8)

    Veinticuatro horas ha durado la gran lámpara de policarbonato de la plaça de la Mercè. Las fuertes rachas de viento que han soplado durante la jornada han puesto en evidencia el sistema de anclaje de esta moderna luminaria por lo que al final se ha decidido descolgarla ante el temor de que pudiera venirse abajo.

    A primera hora de la mañana, cuando llovía, los vecinos ya observaban que la lámpara se balanceaba para evacuar el agua, primero a un lado, y luego al otro. Hacia el medio día, como se puede comprobar en el video, se ha girado un intenso viento de poniente que hacia que la lámpara se balanceara de manera muy ostensible, hasta el extremo de causar miedo entre los viandantes que no se atrevían a pasar por debajo. El riesgo era evidente y muchos vecinos ya valoraban la necesidad de dirigirse al Ayuntamiento para hacer algo, pues de lo contrario, el ovni – como ya lo identifica la mayoría – podía salir volando.

    A primera hora de la tarde varios operarios y el artista Sergio Cabedo, en cuyo taller se ha fabricado la pantalla de policarbonato, se han personado en la plaza con la intención de tomar medidas para asegurar la lámpara, tras comprobar que uno de los anclajes, sujetos a la pared de la iglesia de la Mercè, ya se estaba soltando. Así, han decidido colocar otro cable sujeto a la fachada del edificio de pisos del nº 3, en cuya planta baja está la mercería Mª Carmen, pero el vecindario ha salido a la calle para oponerse, argumentando que la fachada no era un muro de carga como el de la iglesia de la Mercè, sino un simple cerramiento de ladrillo, por lo que si el cable tiraba con fuerza podía producir un boquete. El operario que iba a realizar este trabajo se ha quedado sobre la cesta de la grúa, esperando que llegara el arquitecto o alguien del Ayuntamiento que diera la orden de seguir adelante en contra de la voluntad de los vecinos, que incluso han llegado a solicitar asesoramiento jurídico para ver si era legal la colocación de ese anclaje, sin el consentimiento de los propietarios, al entender que eso no es una farola, sino también un ornamento ejerciendo una enorme fuerza sobre la pared por medio de un cable. Al final los residentes no han cedido y se ha dado la orden de que se desmontara la lámpara. En este sentido han informado que van a estudiar de qué modo pueden instalarla de nuevo, bien incrementando el número de tensores, cruzándolos, o no se sabe que otro sistema que pueda garantizar la seguridad de la pantalla de tres metros de diámetro.

    El tema ha sobrepasado el mero comentario vecinal y se va a tratar en la Comisión Informativa de Urbanismo, pues el concejal socialista Roberto Jorge tiene la intención de pedir al responsable de urbanismo, Javier Perelló, los certificados que avalen la seguridad de la lámpara y sus anclajes. “Lo que está claro, comentaba, es que hoy en día está todo reglamentado desde la Unión Europea, y para fabricar e instalar una luminaria destinada a un lugar público debe cumplir una normativa y poseer unos certificados desde el fabricante hasta el instalador, porque más allá de una mera cuestión estética por encima está la seguridad”.

    La lámpara se la han llevado de nuevo al taller para estudiar la forma de colocarla, aunque desde el equipo de Gobierno, que es el que acordó la contratación de la obra, cada vez tienen menos claro que la luminaria pueda instalarse con plenas garantías de que nunca pase nada, ya que en ocasiones las rachas de viento superan los cien kilómetros por hora, cosa que no ha llegado a suceder hoy.

     80 comentarios
    uno
    uno
    27/10/2009 01:10
    para "ole por el artista"

    En ningún comentario he visto q se critique al artista, el en este caso es un mandao y ha hecho lo que el señor, por decir algo, arquitecto le ha encargado y punto. El no la ha colgado ni ha diseñado los anclajes jeje vamos q no creo que nadie le eche la culpa, faltaria más.

    Subir