26 de noviembre de 2020 26/11/20

El pabellón Polideportivo de Sant Blai cerrará sus puertas a finales de este año para ser vendido en pública subasta

El pabellón Polideportivo de Sant Blai cerrará sus puertas a finales de este año para ser vendido en pública subasta - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    El pabellón Polideportivo de Sant Blai cerrará sus puertas a finales de este año para ser vendido en pública subasta - (foto 2)

    El pabellón Polideportivo de Sant Blai pasará a la historia a finales de este año, una vez estén terminadas las obras de ampliación del pabellón de la Bosca, que se están ejecutando en estos momentos. El Ayuntamiento tiene la intención de sacar a subasta a principios del año que viene el solar del antiguo pabellón, para la construcción de viviendas, después de que ya aprobara el cambio de calificación de dotacional deportivo a residencial en el pleno del 7 de febrero de 2008. Cuando se materializó esa reclasificación, el objetivo era permutar los terrenos por la construcción de un nuevo polideportivo en los 2.728 m² que hay detrás del Llar Fallero. Sin embargo, finalmente se optó por la ampliación del de la Bosca, financiado por el Plan E, que dispondrá de cinco canchas de juego, por lo que el dinero que ingrese el Ayuntamiento irá a paliar, en parte, la deuda municipal.

    Pese a que la compra del pabellón a la Caja Rural Sant Josep, hace diez años, fue un tema muy polémico, con el tiempo va a resultar una operación altamente rentable para Burriana, ya que se compró por cuarenta millones de pesetas, y la valoración actual del solar – pese al momento de crisis– ronda los 2 millones de euros.

    El pabellón de Sant Blai, también conocido como de la Caja Rural, fue inaugurado el 19 de septiembre de 1981. Dos años antes, el Consejo Rector de la Caja había decidido construir un Pabellón Polideportivo sobre el antiguo almacén de la Cooperativa Agrícola en cuanto entraran en servicio sus nuevas instalaciones del camí Llombai. La propuesta, sometida a la Asamblea, fue acogida con entusiasmo, pues la oferta existente en la ciudad se limitaba a las instalaciones de los colegios. Burriana pasó de la nada a tener dos polideportivos, pues ese mismo año se inauguró el municipal de la Bosca.

    Quince años más tarde, la polémica entorno a la adquisición del pabellón de la Caja Rural dejó su sello en la primera legislatura del Partido Popular, que entonces gobernaba en coalición con el Bloc. Finalmente, el pleno del Ayuntamiento acordó el 1 de octubre de 1998, por unanimidad, comprar el pabellón de la Caja Rural, formalizando la compraventa el 23 de marzo de 1999. Con aquella decisión se zanjó uno de los conflictos que marcaron aquella legislatura. La Caja Rural San José estuvo a punto de llevar al Ayuntamiento a los tribunales por intentar desvincularse del compromiso de compra del pabellón, acordado en el pleno del 2 de mayo de 1997.

    Las negociaciones entre el Ayuntamiento y la Caja Rural se remontaban a dos años antes, cuando se empezó a proyectar la piscina cubierta. El equipo de Gobierno, de mutuo acuerdo, entró en negociaciones con la Caja para comprar el pabellón, por 40 millones de pesetas, con el objetivo de construir allí la piscina. Incluso se llegó a redactar un proyecto para esa ubicación.

    Pero a finales de 1996, sobre todo el Bloc, ante las presiones de amplios sectores de la localidad, que criticaban que la piscina iba a ser pequeña, cambiaron de opinión, y empezaron a plantearse la idea de construirla en su actual ubicación.

    La falta de previsión o diligencia, hizo que las fechas se echaran encima para presentar ante la Diputación Provincial la disponibilidad de los terrenos, a fin de entrar en los planes provinciales de deportes. PP y Bloc, a sabiendas de que la piscina no se iba a construir allí, aprobaron el 2 de Mayo de 1997 el proyecto que había en ese momento, y con él, el compromiso de adquisición del pabellón de la Caja.

    El PP y el Bloc dieron a entender que se trataba de un mero trámite, obviando, como se vería más tarde, que el compromiso adquirido con la Caja había que cumplirlo. A finales de 1997, en noviembre, el PP presentó una moción para pedirle a la Caja Rural que aplazara el cumplimiento del acuerdo a 1998. El Bloc se opuso, argumentando que la voluntad del acuerdo adoptado el 2 de Mayo no era comprar el pabellón, sino simplemente cumplir el expediente con la Diputación. Aquello produjo una crisis de gobierno en la coalición PP-Bloc, pese a lo cual terminaron juntos la legislatura.

    Ya en 1998, el partido socialista, que se había opuesto desde un principio a esa operación, presentó una moción para que el Ayuntamiento diera la cara y cumpliera su compromiso, adquiriendo el pabellón de la Caja Rural. Todo hacía presagiar que con los votos del PP y el PSOE se resolvería el problema. Sin embargo, el PP se abstuvo, diciendo que no hacía falta adoptar ese compromiso, puesto que ya existía desde el 2 de Mayo de 1997.

    En marzo de 1998 se aprobó la incoación de un expediente para tramitar la modificación nº 5 del PGOU a fin de recalificar los terrenos del pabellón de la Caja a suelo residencial, para resarcir a la entidad, y así exonerar al Ayuntamiento de su compromiso. Sin embargo, la pretensión no siguió adelante.

    La situación se solucionó el 1 de octubre de 1998, tras valorar todos los grupos municipales que las relaciones con la Caja Rural habían llegado a un punto crítico.

     7 comentarios
    puff
    puff
    25/05/2009 10:05
    para xxx

    Sabes que los alquileres desgraban su totalidad? Yo no me preocuparía en tener cosas alquiladas pq sino igualmente se las lleva hacienda. Y... no me compares tu casa con un ayuntamiento, menuda comparación! ale ves ves...

    Subir