6 de diciembre de 2019 6/12/19

El negocio de la naranja en Burriana, en horas bajas

El negocio de la naranja en Burriana, en horas bajas - (foto 1)
  • El aumento de las importaciones de cítricos sudafricanos reduce las exportaciones de las naranjas a otros países europeos

MÁS FOTOS
El negocio de la naranja en Burriana, en horas bajas - (foto 2)

Los agricultores de la Comunidad Valenciana denuncian la crecida de la importación de la naranja sudafricana, y Burriana es una de las localidades afectadas debido a su gran negocio de la naranja. Las quejas han tenido su punto álgido esta campaña, cuando las importaciones de Sudáfrica han aumentado a 2 millones de toneladas. Así lo ha afirmado el edil de agricultura de Burriana, Vicent Josep García, que admite haber recibido quejas por parte de los agricultores burrianenses.

El crecimiento de las importaciones de este país ha sido muy rápido, ya que en tan solo 6 años han multiplicado sus importaciones de 1,5 a 2 millones de toneladas. Las variedades que se importan y que, por ende, influyen en la reducción de las exportaciones de la Comunidad Valenciana y burrianenses son las variedades tardías de naranjas y de mandarinas. De este modo, estas variedades conviven en el mercado europeo con las návels tempranas y clementinas precoces de nuestra tierra.

No obstante, el concejal de agricultura compara ambas naranjas y manifiesta que, a pesar de que la naranja sudafricana sea más barata, la de Burriana, aumenta en calidad. Sobre el verdadero impacto de las importaciones de la naranja sudafricana, no podrán tenerse datos concisos hasta el final de la campaña.

Aun así, los que verdaderamente notan la diferencia en el negocio con respecto a otros años son los que se dedican a la citricultura. Su movilización ya ha comenzado y el martes que viene convocan una manifestación en la plaza enfrente del Ayuntamiento de Burriana para defender la citricultura valenciana. No solo en Burriana, sino también en localidades como en Nules, la Vilavella, Vila-Real, Castellón de la Plana, Onda, Almassora, Moncofa, La Llosa, Almerara, Xilxes, La Vall d’Uixò, Artana y Les Alqueríes. Todas ellas son convocadas conjuntamente entre los Ayuntamientos, la Unió de Llauradors i Ramaders, FEPAC-ASAJA, Grup Intercoop de les Cooperatives Agrícoles de la Província de Castelló, Associació Local de Llauradors de Nules, Sindicat Central d’Aigües del Riu Millars y Associació de Pous de Reg de la Província de Castelló.

Según Vicente Bordils, presidente del Comité de Gestión de Cítricos, los motivos por los cuales la campaña 2018/2019 ha tenido un difícil arranque en nuestra comunidad tienen que ver con diversos factores. Entre ellos destaca el retraso en la maduración de las variedades precoces de satsuma y clementina valenciana en dos y tres semanas, el bajo calibre en algunas zonas de producción, la ausencia de frío, la sucesión de lluvias torrenciales en las zonas de producción y las protestas en Francia por la subida de precio de los carburantes que han derivado en el colapso de los camiones en las autopistas y carreteras nacionales. No obstante, declara estos factores como “coyunturales, climatológicos y fisiológicos”.

Sin embargo, la venta de cítricos de verano en la Unión Europea procedentes de Sudáfrica, no se trata de un factor coyuntural. Su ritmo de crecimiento acelerado se puede demostrar con datos: mientras que para alcanzar sus primeras 500.000 toneladas de exportación a países europeos tardó 60 años, una vez alcanzó la exportación de 1,5 millones de toneladas, conseguir los 2 millones de toneladas de esta campaña, únicamente le ha costado 6 años. Además, se prevé que, con este ritmo acelerado de producción y exportación, para conseguir 500.000 toneladas más exportadas y posicionarse en 2,5 millones, tardarán solamente 3 años.

 2 comentarios
JPE
JPE
14/12/2018 01:12
Quien es el importador?

Vale, nuestars naranjas son mucho mejores, llevan mas controles sanitarios, etc. etc, pero yo pregunto ¿Quién es el que las importa desde Suráfrica?

ocultar
El negocio de la naranja en Burriana, en horas bajas
Subir