26 de noviembre de 2020 26/11/20

Una moderna lámpara en suspensión de tres metros de diámetro iluminará el tramo peatonal de la Plaza la Mercè

Una moderna lámpara en suspensión de tres metros de diámetro iluminará el tramo peatonal de la Plaza la Mercè - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Una moderna lámpara en suspensión de tres metros de diámetro iluminará el tramo peatonal de la Plaza la Mercè - (foto 2)
    Una moderna lámpara en suspensión de tres metros de diámetro iluminará el tramo peatonal de la Plaza la Mercè - (foto 3)
    Una moderna lámpara en suspensión de tres metros de diámetro iluminará el tramo peatonal de la Plaza la Mercè - (foto 4)
    Una moderna lámpara en suspensión de tres metros de diámetro iluminará el tramo peatonal de la Plaza la Mercè - (foto 5)
    Una moderna lámpara en suspensión de tres metros de diámetro iluminará el tramo peatonal de la Plaza la Mercè - (foto 6)
    Una luminaria en forma de esfera de policarbonato, de corte vanguardista, ya ha sembrado la polémica entre los vecinos de la plaza la Mercè y Sant Pere Pasqual, incluso antes de estar colocada. Desde hace días el vecindario se pregunta para qué son cinco anclajes de acero inoxidable aferrados a la fachada de la iglesia de la Mercè y a la medianera de los dos edificios situados enfrente. Algunos aventuraban que tal vez era para asegurar un entoldado.

    En realidad estos anclajes son para los cables que sujetarán una enorme luminaria de policarbonato de tres metros de diámetro suspendida en catenaria a 12 metros de altura, cuya parte superior es de color negro y el interior, donde se situará una gran bombilla, de color blanco.

    Esta luminaria de proporciones considerables se ha confeccionado en el taller del artista Sergio Cabedo, colaborador habitual del escultor castellonense Juan Ripollés. Quien les informa ha intentado hoy ver esta novedosa luminaria que proporcionará al entorno un aire vanguardista, en la línea de la iluminación en suspensión ya empleada en la calle San Vicente. Sin embargo, el arquitecto considera que debemos esperar a verla en su entorno definitivo para poder valorarla en su dimensión correcta.

    Quienes han visto la lámpara ya le han puesto sobrenombre, inspirándose en su forma y tamaño: la paella, el ovni o el chupete, son algunas de las expresiones empleadas para identificar esta lámpara que aún no ha visto la calle.

    Este elemento se encontraba en el proyecto, aunque cuando se dio a conocer a la opinión pública no se mencionó. Eso sí, se difundió una imagen virtual de la plaza la Mercè en la que aparecía una esfera que en realidad es esta lámpara en suspensión. Así, en el proyecto, en el apartado previsto para luminarias y balizamientos habla de que se van a conservar las luminarias existentes, anulando las que alumbran sobre la plaza de la Mercè. “En su lugar se proyecta una esfera de policarbonato de 3 metros de diámetro suspendida en catenaria a 12 metros de altura”.

    El Ayuntamiento encargó el proyecto a principios de año sin tener en cuenta que este emplazamiento está dentro del conjunto histórico de Burriana, declarado Bien de Interés Cultural desde 2007, por lo que inicialmente no informó a la Dirección General de Patrimonio, que exigió que le enviaran el proyecto. En el mes de mayo fue remitido este documento y como consecuencia la Dirección General pidió aclaraciones sobre el pavimento y la iluminación. A este respecto se envió una muestra de la baldosa de hormigón negro 60 x 60 cm. y 8 centímetros de espesor que se está colocando estos días, y se informó que siguiendo las directrices de Patrimonio se habían suprimido los “leds” luminosos que se iban a incrustar en el pavimento, no habiendo ninguna modificación en la iluminación aérea pues iban a mantenerse las luminarias existentes, sin hacer mención expresa a esta gran lámpara suspendida de 3 metros de diámetro cuya existencia sí explicaba el proyecto. Pese a las aclaraciones realizadas por el municipio, Patrimonio no ha contestado, por lo que la obra aún carece de permiso.

    El Ayuntamiento encargo el proyecto de peatonalización de Sant Pere Pasqual, Beato Ripollés y un tramo de la plaza la Mercè el pasado mes de enero al arquitecto José Durán. El presupuesto, financiado con los fondos estatales, asciende a 260.272 euros, y su realización se justificó por la necesidad de ofrecer una entrada peatonal a los jóvenes que acuden al Centre Municipal d’Estudis Rafel Martí de Viciana y los mayores que asisten al CEAM.

    El pavimento oscuro que están colocando, en cuanto a la limpieza, parece que va a resultar mucho menos problemático que el material policromado de la calle San Vicente. Además, se van a instalar 25 bancos de hormigón y 4 papeleras. El plazo de ejecución de estas obras que se iniciaron el pasado 5 de junio era de 16 semanas, por lo que teniendo en cuenta el periodo vacacional deberán estar terminadas a mediados de octubre. La intención era adelantar ese plazo para que la peatonalización estuviera terminada esta semana, coincidiendo con el inicio de curso del Centre Municipal d’Estudis, sin embargo las lluvias caídas durante el presente mes de septiembre han retrasado las obras por lo que ha sido necesario habilitar un corredor mediante vallas, desde la calle Ausias March, para la entrada de los alumnos.

     20 comentarios
    E.T.
    E.T.
    22/10/2009 08:10
    Negro

    Hay que ser burro, para pintar la parte interior del ovni de color negro. Pero burro burro burro. Yo tenia entendido que los techos se pintan blancos por que asi dan muchisima mas luminosidad, con menos potencia se saca mas luz. Y tambien tenia entendido que por eso los fotografos usan unos paraguas blancos para reflejar el flash. Menos mal que hemos contratado a este afamado genio para replantear los cimientos de la ciencia. Claro, como es tecnologia extraterrestre.....

    Subir