29 de noviembre de 2020 29/11/20

El ayuntamiento quiere reducir la factura eléctrica y para ello está tomando medidas como limitar en las fiestas la iluminación del campanario

El ayuntamiento quiere reducir la factura eléctrica y para ello está tomando medidas como limitar en las fiestas la iluminación del campanario - (foto 1)

    El Ayuntamiento de Burriana está dispuesto a rebajar el recibo de la luz de la manera que sea para disminuir el millón de euros que cada año salen de las arcas municipales para pagar la energía que se consume en el alumbrado público y todas las dependencias municipales. El ejemplo más palpable de las medidas que se están adoptando es que desde hace varios meses el campanario ya no está iluminado, a excepción de la sala de campanas, con una luz muy tenue. Sólo se enciende en su totalidad cuando son fiestas, como ocurrió en las pasadas celebraciones de Sant Blai, en las que volvió a iluminarse la torre al completo.

    Cabe recordar que el día del pregó y la cridà de las fallas de 2001 se inauguró por parte de las Reinas Falleras un nuevo sistema de iluminación de la torre campanario en el que se invirtieron 32.786 euros, y que permitía ver el principal símbolo de la ciudad a una distancia de varios kilómetros.

    En total, son quince los focos que proyectan a la torre, de 1.000 vatios cada uno, lo que representa 15 kw. Dado que permanecían encendidos diez horas, el consumo de energía rondaba los 700 euros mensuales, es decir, no llega a 8.500 euros anuales. Una cifra que puede parecer poco significativa, pero que como dice el concejal de vía publica Pedro Sancerni: “tota pedra fa pared”.

    Otras medidas que se han adoptado es encender el alumbrado de Novenes de Calatrava por sectores y someter al máximo los reductores de potencia, por lo que las lámparas restringen su intensidad en un 70 %. Esta misma medida se ha aplicado en otras zonas, como en el paseo marítimo y la zona del antiguo camping, donde de cada dos farolas encendidas hay una apagada.

    Mientras, se siguen cambiando las pocas lámparas que ya quedan de vapor de mercurio por las de sodio. En los últimos diez años se ha hecho una gran inversión en este sentido dado que una lámpara de 150 vatios de vapor de mercurio da entre 50 y 60 lúmenes por vatio. Mientras que una de sodio, con la misma potencia, entre 100 y 120. Esta circunstancia ha permitido aumentar la iluminación de muchas calles, y en otras, suficientemente iluminadas, reducir la potencia, con el consiguiente ahorro de energía. También se van instalando progresivamente reductores de potencia que permiten controlar la intensidad lumínica.

    Otro objetivo es reducir el consumo en las dependencias municipales. Para ello el equipo de Gobierno quiere contar con la colaboración de los funcionarios, motivo por el cual el concejal de personal, Juan Granell, está preparando una circular en la que solicitará que se apaguen los ordenadores y las pantallas cuando se abandone el puesto de trabajo, así como las fotocopiadoras, impresoras o la calefacción.

    A pesar de ser importante cualquier medida que se adopte, el consistorio espera obtener el mayor recorte de la factura eléctrica en la reducción de las actuales tarifas. Es por ello que recientemente sacó a concurso público la contratación del suministro eléctrico, y sólo se presentó Iberdrola, cuya propuesta fue rechazada en base a que sus condiciones, según plantearon los técnicos municipales, eran peores que las que ya se tienen actualmente con esta misma empresa. Es por ello que una vez declarado desierto el concurso el Ayuntamiento está negociando directamente con otros operadores del mercado.

     33 comentarios
    l'ornitobiker
    l'ornitobiker
    20/02/2010 02:02
    ....

    bon dia,ante tot educacio' y tambe et parlare en castella, me parece muy bien que me corrijas y vamos a dejar ''ya este tema'' pues creo que aqui estamos para opinar de las noticias aqui expresadas y me parece una falta de consideracion hacia las demas personas lo que estamos haciendo...

    Subir