3 de diciembre de 2020 3/12/20

El Ayuntamiento intentará desvincularse del contrato de alquiler del almacén de Calaix, que en parte podría asumir Mercadona

El Ayuntamiento intentará desvincularse del contrato de alquiler del almacén de Calaix, que en parte podría asumir Mercadona - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    El Ayuntamiento intentará desvincularse del contrato de alquiler del almacén de Calaix, que en parte podría asumir Mercadona - (foto 2)
    El Ayuntamiento intentará desvincularse del contrato de alquiler del almacén de Calaix, que en parte podría asumir Mercadona - (foto 3)
    El Ayuntamiento intentará desvincularse del contrato de alquiler del almacén de Calaix, que en parte podría asumir Mercadona - (foto 4)
    El Ayuntamiento intentará desvincularse del contrato de alquiler del almacén de Calaix, que en parte podría asumir Mercadona - (foto 5)
    El Ayuntamiento intentará desvincularse del contrato de alquiler del almacén de Calaix, que en parte podría asumir Mercadona - (foto 6)

    El Ayuntamiento de Burriana intentará desvincularse del arrendamiento del antiguo almacén de Calaix del que todavía quedan diez años de contrato. Para ello se sentarán la próxima semana con los propietarios y con Mercadona, que podría subrogarse en parte del acuerdo de alquiler.

    La intención de abordar este asunto ya fue anunciada por el concejal de hacienda, Javier Perelló, en el último pleno ordinario, a raíz de la pregunta formulada por el concejal socialista Roberto Jorge, quien ha insistido en los últimos años en la precariedad de la instalaciones, que llevan cinco años siendo utilizadas como parking provisional.

    La decisión municipal tiene dos motivaciones: la primera dejar de pagar los 60.000 euros anuales más IVA que totaliza el contrato de alquiler por los 5.000 m² repartidos en varias naves; la segunda, evitar el riesgo que supone para el Ayuntamiento tener abierto un parking gratuito, las 24 horas del día, completamente a su cargo, sin reunir las más mínimas condiciones, como alumbrado de emergencia, acceso independiente para peatones, iluminación de señales de seguridad, sistema de detección de incendios, etc.

    Según fuentes municipales, Mercadona está dispuesta a asumir cerca del 60 % del contrato, para pasar a ser los titulares del alquiler del parking al cual se accede por un bajo situado enfrente de la superficie que la firma tiene en el Camí d’Onda, que ya posee una puerta de acceso al aparcamiento. El Ayuntamiento quiere hacer valer, en este sentido, la obligación que tiene el supermercado de disponer de un parking propio. De cerrar el acuerdo, Mercadona se haría cargo de la nave cuya puerta principal está situada junto al nº 6 de la calle Industria.

    Luego queda el resto, con acceso junto al nº 10 de este mismo vial. La aspiración municipal es desvincularse de la totalidad del contrato, sin embargo, no saben si será posible. En caso de tener que continuar con el alquiler de esta parte, durante los diez años que quedan de contrato, todo indica que no continuaría como parking, dada la precariedad de las instalaciones. Entre sus futuros usos se baraja la posibilidad de cederlo a las fallas para la elaboración de carrozas.

    Independientemente del resultado de las negociaciones, todo apunta a que el parking que utilizan los clientes de Mercadona continuará, aunque sólo en horario diurno, mientras que el otro se cerrará, lo cual supondrá que los 150 coches que pernoctan en las instalaciones deban buscar acomodo en la vía pública.

    Cabe recordar que este mismo año el equipo de Gobierno intentó conseguir la adecuación de las instalaciones a través de la concesión de la gestión indirecta del servicio de retirada de vehículos de la vía pública. En las bases, el Ayuntamiento cedía una parte del inmueble, alquilado en 2005, para que el nuevo concesionario lo empleara como depósito de vehículos, a cambio de que acondicionara la parte que se usa como parking público. Al final, el pasado mes de mayo se desestimaron las dos ofertas que optaban a la concesión, porque la empresa que había obtenido mayor puntuación proponía cobrar 110 euros por servicio a pagar por los ciudadanos, y 60 euros por servicio exigible al Ayuntamiento; una cifra excesiva, según se valoró, debido a la obligación de adecuar el parking de Calaix, antes apuntada.

     7 comentarios
    DEDALO
    DEDALO
    18/09/2010 10:09
    para uno +

    los del pp ya sabemos lo que son capaces de hacer nada dejemos y demosle la oportunidad al psoe y si no valen pues otros pero no de antemano ya no no y no asi no se puede yen gente como tu que no vee mas alla de la nariz nenos

    Subir