21 de septiembre de 2020 21/9/20

El alcalde agradece al escritor Francisco Planelles su labor como embajador de Burriana en Uruguay

El alcalde agradece al escritor Francisco Planelles su labor como embajador de Burriana en Uruguay - (foto 1)
    El salón de plenos del Ayuntamiento acogió ayer miércoles por la tarde la presentación del libro Simplezas de un quijote, una recopilación de aforismos obra de Francisco Planelles Monsonís, burrianense afincado en Uruguay. Planelles, acompañado por el alcalde, José Ramón Calpe y el concejal de Cultura, Enrique Safont, explicó algunas de las claves de su último libro y leyó algunos fragmentos de la obra ante amigos, familiares -entre ellos su hijo Juan Francisco- y el público asistente.

    El alcalde destacó la especial motivación y el sentimiento de Planelles como emigrante para desarrollar una actividad de creación artística, “y no sólo no ha dejado de ser de Burriana y pensar o sentir en ella, sino que ha procurado que la ciudad tuviera una presencia en Montevideo y en la sociedad que le acogió y en la que se ha integrado”. En este sentido, José Ramón Calpe le expresó su gratitud en nombre de toda Burriana por haber sido embajador de la ciudad y por haber impulsado la constitución de un centro cultural valenciano en Uruguay.

    Por su parte, el concejal de Cultura, Enrique Safont, destacó el hecho de que el propio autor haya editado su obra y dibujó el perfil biográfico de Francisco Planelles antes de que éste presentara su libro.

    El escritor burrianense afincado en Uruguay se expresó tanto en valenciano como en castellano y agradeció la colaboración, apoyo y sencillez de Calpe y Safont, “que me han hecho sentir en casa”. Planelles narró su vivencia como emigrante y valoró la importancia de dar a conocer su pasado y su origen a su familia, dos ejes de su inspiración artística. El autor dedicó Simplezas de un quijote a su nieta Belén.

    Francisco Planelles Monsonís nació en Burriana en junio de 1936. A los 13 años abandonó su ciudad natal y se trasladó a Barcelona para trabajar, ciudad que también dejó para cruzar el atlántico 5 años después e instalarse en Uruguay en busca de fortuna. Allí regentó una empresa de fabricación de archivadores, que actualmente dirigen sus hijos.

    Tras 32 años en el extranjero volvió de nuevo a su país y, desde entonces, han sido innumerables las ocasiones en las que la nostalgia ha llamado a su puerta y en las que no hubo ocasión para decir que no podía dejar de volver a su patria, hecho que se ha traducido con el recorrido de más de medio millón de kilómetros y con la publicación, hace unos años, de un libro con un título que lo explica todo: El regreso.

    Subir