29 de febrero de 2020 29/2/20

Los actos taurinos llegan a su fin

Los actos taurinos llegan a su fin - (foto 1)
  • Cuando las fiestas están a punto de clausurar llega el último día de exhibiciones taurinas con el cartel cargado de actos: encierro, toro y toro embolado

Galería de fotos
Misericordia 2010 - Encierro Vacas 11-9
Misericordia 2010 - Encierro Vacas 11-9
Galería de fotos
Misericordia 2010 - Bou Embolat 11-9
Misericordia 2010 - Bou Embolat 11-9
Galería de fotos
Misericordia 2010 - Toro Tarde 11-9
Misericordia 2010 - Toro Tarde 11-9
MÁS FOTOS
Los actos taurinos llegan a su fin - (foto 2)
Los actos taurinos llegan a su fin - (foto 3)
Los actos taurinos llegan a su fin - (foto 4)
Los actos taurinos llegan a su fin - (foto 5)
Los actos taurinos llegan a su fin - (foto 6)
Los actos taurinos llegan a su fin - (foto 7)
Encierro
Tras el encierro infantil que hizo las delicias de los más pequeños llegaba el turno del verdadero encierro, último de las fiestas de la Misericordia 2010 por lo que congregó máxima expectación. Se retrasaba nuevamente la salida de las reses por complicaciones a la hora de subir a los animales al camión, pero no fue más de diez minutos lo que tardaron las reses en bajar por el Barranquet. Los animales de La Espuela llegaron al Pla con la manada separada, quedando rezagados el toro y otra de las vacas, no obstante la proeza de los mozos que no pararon de citarlos consiguió que llegaran a toriles sin mayores complicaciones. Tras una carrera rápida y limpia, se daba suelta a dos vaquillas y un toro cerril para disfrute de los presentes, vacas que se destacaron por su agilidad y buen juego. En cuanto al toro que se soltó, destacar sin duda su porte fornido y atlético.

Toro
El último toro de las fiestas fue patrocinado por el Magnífico Ayuntamiento, ejemplar de Gabriel Rojas, nº 31, guarismo 5, color tostado chorreado en verdugo. Profesor, que así se apodaba al animal, protagonizó una buena salida desde el Pla pero al llegar al árbol que ocupa la parte central tuvo dos caídas que lo lastimaron en demasía, provocándole incluso un corte inciso en el muslo izquierdo. Dicha herida provocó que la bravura inicial del astado decayera con lo cual, velando también por la integridad del animal se decidió devolverlo a los toriles antes de lo previsto. Para subsanar el pequeño incidente se decidió sacar otro ejemplar de corro de La Espuela, que como es habitual presentaba un torso muy atlético y entraba noble a las citaciones. Tras este animal que ofreció un juego ejemplar por todo el recinto, se dio suelta a dos vaquillas, tras arreglar un cadafal que había sido dañado por un toro, velando así por la seguridad del recorrido. Las dos vacas, respondieron a las citaciones de los mozos y ofreciendo un buen juego, consiguiendo pues acallar las ansias taurinas de los allí presentes.

Toro embolado
Media hora antes de lo habitual –para no retardar en exceso la desmontada de cadafales- se congregaba el público en el recinto para presenciar la última embolada de las Fiestas de la Misericordia 2010, la cual tuvo lugar en la Plaza Mayor. La cuadrilla de Maralla preparó una embolada con fuentes de fuegos artificiales en las bolas de los pitones del astado, ofreciendo una bella imagen para el recuerdo, lo cual consiguió arrancar un aplauso entre el público presente. El astado, ejemplar de Gabriel Rojas, nº 23, guarismo 5, de color negro repasó el recinto dando el juego esperado y consiguiendo que los presentes disfrutaran del último acto taurino de las fiestas 2010.

Tras el cohete que marcaba el cierre del animal, todos los peñistas que estaban en los cadafales se afanaron en desmontar sus cadafales lo cual conllevó pequeños atascos entre camiones y peñistas afaenados con los hierros y demás herramientas de trabajo. En pocas horas, el centro de la ciudad volvió a recobrar la normalidad, desapareciendo ante los ojos de los presentes el esqueleto taurino hasta las próximas fiestas de la Misericordia.

Misericordia 2010

Misericordia 2010Entrar en el especial
Subir