26 de febrero de 2020 26/2/20

López de Uralde afirma en Burjassot que un mundo de energías renovables es posible

López de Uralde afirma en Burjassot que un mundo de energías renovables es posible - (foto 1)
     La Escuela de Pensamiento Crítico cerró ayer (jueves 16-04-09) la primera parte del curso “Ecología y Democracia”, con la conferencia del Director Ejecutivo de Greenpeace España, Juan José López de Uralde. Las clases magistrales con el resto de intelectuales y ponentes que completan el programa de este primer curso, Edgar Morin o Danielle Mitterrand entre ellos, se retomarán el próximo otoño, concretamente el 2 de octubre.

    Ante las más de cien personas que ocupaban el patio de butacas del CCTívoli y tras una breve introducción por parte del director y consejero de Le Monde diplomatique en español, Ferran Montesa, quien situó la intervención del ponente en el marco de los problemas, retos y tendencias de las sociedades del siglo XXI, Montesa cedió la palabra al invitado de la tarde: el vasco Juan José López de Uralde, actual Director Ejecutivo de Greenpeace España.

    Sirviéndose de una presentación audiovisual como hilo conductor de su ponencia titulada Energías renovables, un reto del siglo XXI, Uralde  hizo girar todo su argumentario en torno a una premisa, para él y para la entidad que representa, posible y necesaria: abogar por un cambio en el modelo y el suministro energético mundial para conseguir un cambio en el modelo de sociedad. El vasco inició su intervención haciendo una radiografía de la evolución del modelo energético que rige en las sociedades desde principios del siglo XIX, con el despegue de la  Revolución Industrial y con el inicio de la utilización masiva de la quema de combustibles fósiles para la obtención de energía, con el consiguiente aumento, también ingente, de la contaminación ambiental del planeta.

    Uralde acompañó estos argumentos con otros que levantados a partir de sus palabras “ la Tierra no aguanta más”, demuestran la cada vez más grande incapacidad del planeta azul para poder asumir y absorber estos niveles de contaminación, procedente de las emisiones de gases de efecto invernadero y las dramáticas consecuencias que el modelo energético mundial está generando en términos de calentamiento global y de cambio climático. Unas consecuencias que se multiplican con el paso del tiempo y con la inexistencia de voluntad para poner solución por parte de las grandes potencias y de las grandes industrias energéticas Unas consecuencias que, en menos de 50 años, podrían alcanzar niveles de deterioro  y dramatismo ambiental insospechados e irreversibles.

    Frente al modelo energético imperante, basado en los combustibles fósiles como el carbón y el petróleo y la energía nuclear, y basado también en los grandes intereses económicos, Uralde ofreció a la audiencia un discurso defensor de las grandes posibilidades que ofrece el cada vez más amplio sector de las energías renovables, enumerándolas y describiendo sus principales características y beneficios: eólica, geotérmica, energía de las olas mareomotriz, biomasa y otras que, lejos de la “visión paternalista, simpática, pero poco útil” que, en palabras de Uralde, de ellas se tenía hace unos años, “ahora se perfilan como energías reales, diversas, suficientes, competitivas en los costes y que, además son muy capaces y óptimas para complementarse entre sí”. Al hilo, Uralde destacó el gran potencial que las Nuevas Tecnologías están ofreciendo y pueden ofrecer en el futuro, en la búsqueda de nuevas vías y explotación de las energías renovables, destacando también los grandes campos de utilización como el sector automovilístico y de transporte, la construcción y  la vivienda o incluso, la gran industria en que estas energías alternativas a las imperantes podrían y deberían utilizarse”.

    El Director Ejecutivo de Greenpeace España cerró su ponencia con tres conclusiones claras, directas y valientes: con una voluntad global, la demanda mundial de energía podría cubrirse a base de energías renovables, sus costes serían perfectamente asumibles y existen herramientas suficientes pata que la cobertura global estuviera garantizada.

    Con esta última ponencia, se abre un periodo de descanso en el programa del curso “Ecología y Democracia” de la Escuela de Pensamiento Crítico, un proyecto creado y puesto en marcha por el Ayuntamiento de Burjassot, la publicación Le Monde diplomatique y la Fundación Modiplo. En  otoño de 2009, volverá abrirse el debate y Burjassot volverá a perfilarse como un núcleo cultural, generador de ideas críticas y de vías alternativas a la actual gestión del mundo, cuyos hilos todavía mueve a su antojo la invisible mano negra del peligroso Pensamiento Único.

    Subir