20 de septiembre de 2020 20/9/20

La Coral de Tolousse devuelve la visita al Cor Ciutat de Burjassot pasando unos días en la Ciudad de Los Silos

La Coral de Tolousse devuelve la visita al Cor Ciutat de Burjassot pasando unos días en la Ciudad de Los Silos - (foto 1)
    Debían completar el intercambio cultural iniciado el año pasado y aprovecharon los primeros días de mayo para dejar momentáneamente la llamada Ciudad Rosa, Tolousse, para bajar hacia una ciudad mediterránea, la Ciudad de Los Silos, Burjassot. Los integrantes de la Chorale Populaire de Tolousse pasó el fin de semana del 1 de mayo en Burjassot, invitados por sus amigos, los componentes del Cor Ciutat de Burjassot.

    La visita por la ciudad comenzó el pasado 1 de Mayo, Día del Trabajador, con la recepción de la Coral francesa por parte de los representantes municipales de Burjassot, Mª José Cortés y Adela Pérez, concejalas de Bienestar Social y Educación, respectivamente y de los amigos del CCB. Fue allí donde también los visitantes recibieron un obsequio que, en forma de libros, se llevaron de recuerdo de Burjassot. Los Silos, monumento por excelencia de Burjassot también recibieron la visita de la coral francesa que quedaron gratamente sorprendidos con los impresionantes graneros.

    Después de una comida de hermandad, las dos formaciones realizaron un ensayo conjunto en el patio del CP Miguel Bordonau con la intención de preparar el gran concierto que ofrecieron ambas formaciones, ese mismo día, en la Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel. Tras el concierto, las dos corales disfrutaron de una íntima cena en El Castillo. La siguiente jornada, la del sábado 2 de mayo, estuvo dedicada a realizar un paseo cultural por la ciudad de Valencia mientras que por la tarde, La Chorale de Tolousse y el Cor Ciutat de Burjassot ofrecieron un nuevo concierto en la Sala Alfons el Magnànim de La Beneficencia.

    Según el Cor Ciutat de Burjassot, sus amigos franceses volvieron felices a casa llevándose un muy grato recuerdo de Burjassot, tanto de su realidad física como de su vertiente humana. Sin duda será, como se decía en Casablanca, el comienzo de una larga amistad, entre este grupo de personas que, a caballo entre Tolousse y Burjassot, comparten una pasión, cantarle a la vida.

     

     

    Subir