10 de agosto de 2020 10/8/20

El “ball del moro” anticipa las fiestas de Bocairent

El “ball del moro” anticipa las fiestas de Bocairent - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    El “ball del moro” anticipa las fiestas de Bocairent - (foto 2)

    Las danzas festivas de moros y cristianos unirán desde el 23 de enero hasta el 9 de julio las localidades de Banyeres de Mariola, Biar, Bocairent y Ontinyent. La programación arrancará este viernes en la sala Juan de Juanes de Bocairent con la presencia del director del Museo de Etnografía de Barcelona, Josep Fornés, y de responsables municipales de las cuatro poblaciones implicadas.

    La cita servirá para presentar todas las actividades programadas e inaugurar la exposición “Bailar el moro: danzas festivas de moros y cristianos en el Mediterráneo occidental” que permanecerá abierta en la sala Juan de Juanes de Bocairent hasta el 14 de febrero en coincidencia con las fiestas patronales a san Blas. La muestra producida por el Museo de Etnografía de Barcelona, la asociación cultural Joan Amades y la Universidad Rovira i Virgili está comisionada por Raül Sanchis Francés y recoge “los rastros de los bailes festivos de raíz tradicional en los que el moro fingido, contrapuesto o no al cristiano representaba –o representa aún– un papel relevante” con la intención de “poner de relieve las similitudes y peculiaridades de las fiestas y los bailes de moros y cristianos”.

    Además de la exposición, la programación se completará en Bocairent con la recuperación del baile autóctono por pare de la “filà” de Moros viejos el 7 de febrero por la tarde (17.00 h), un hito no conseguido desde 1986. El baile de los moros de Bocairent está inspirado en diversas canciones populares y zarzuelas de finales del siglo XIX y principios del XX y este año se interpretará como antiguamente el día de la festividad de san Blas a la puerta de las casas del capitán y del alférez de la “filà”.

    Para el concejal de Cultura de Bocairent, Xavier Molina, la iniciativa “tiene numerosos aspectos positivos como es revivir una danza perdida durante treinta años a la vez que añadimos un componente cultural más a nuestros Moros y cristianos”. Pero, además, Molina destaca “el carácter colaborativo creado a raíz de esta propuesta entre cuatro pueblos con tantas potencialidades culturales y sociales si van de la mano como en esta ocasión”.

    Subir