27 de noviembre de 2020 27/11/20

Blasco exige un nuevo ministro que repare la discriminación que ha sufrido la Comunitat en materia de inmigración

  • Tras quedar en fase interina el Ministerio de Trabajo e Inmigración

El conseller de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco, ha exigido hoy un nuevo ministro que coja las riendas del Ministerio de Trabajo e Inmigración para reponer las ayudas a la inmigración y repare al mismo tiempo el daño causado a la Comunitat. “El ex ministro Celestino Corbacho ha seguido una trayectoria discriminatoria hacia nuestra Comunitat”, asegura Blasco.

El conseller ha recordado que con Corbacho en el Ministerio de Trabajo e Inmigración, los recortes para la Comunitat han alcanzado un 67%. Este año la Comunitat percibirá del Fondo de Apoyo a la Acogida e Integración de Inmigrantes y el Refuerzo Educativo, 7,6 millones de euros frente a los 22 millones del anterior, pese a ser la tercera región de España con mayor número de inmigrantes y la segunda en términos porcentuales.

En este sentido, el Conseller ha afirmado que los 7,6 millones destinados por el Gobierno a la Comunitat es una “absoluta vergüenza”. Asimismo, ha detallado que el Gobierno ha reducido a 8,58 euros la inversión por inmigrante y año, frente a los 25,9 € del año pasado.

Trayectoria con el ministro Corbacho
Desde el mismo día de su nombramiento como ministro de Trabajo e Inmigración, la Generalitat Valenciana abrió una vía de diálogo con Celestino Corbacho, la primera recepción del ministro a un consejero autonómico fue a Rafael Blasco en mayo de 2008.

Rafael Blasco ha asegurado que a pesar de los reiterados intentos de trabajar en común en una Comunitat que cuenta con 884.000 inmigrantes y extranjeros “jamás ha recibido respuesta del gobierno Central”.

Los ayuntamientos redoblan esfuerzos ante la inmigración
El responsable de Solidaridad y Ciudadanía, ha señalado que el recorte en las ayudas “afectará a un total de 835 actuaciones para la integración de inmigrantes, desarrolladas por 139 ayuntamientos y 15 mancomunidades de la Comunitat”.

Estas iniciativas se financian a través de un convenio entre la Conselleria de Solidaridad y Ciudadanía y la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, sufragado en su mayoría por el Ministerio de Trabajo e Inmigración.

Gracias a las ayudas del Fondo, los ayuntamientos financian, entre otros, programas contra el racismo y la exclusión social, a favor de la convivencia de culturas y el conocimiento mutuo, de orientación sobre trámites relacionados con la residencia y cubren necesidades básicas de la población inmigrante. En definitiva, “todas estas actuaciones son necesarias para favorecer la convivencia en todos los barrios y municipios de la Comunitat”, según Blasco.

 

Subir