25 de noviembre de 2020 25/11/20

Blasco espera que el nuevo ministro de Trabajo e Inmigración acabe con la discriminación hacia la Comunitat

  • El conseller de Solidaridad y Ciudadanía afirma que Corbacho ha sido un mal ministro para la Comunitat

El conseller de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco, ha afirmado hoy que espera que el nuevo ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, “dé a la Comunitat Valenciana la parte del Fondo de Apoyo a la Acogida e Integración que le corresponde y no haga como su antecesor que nos ha marginado de forma descarada”.

Según Blasco, “Celestino Corbacho ha sido un mal ministro para la Comunitat, a la que ha discriminado sin piedad, año tras año, en el reparto de ayudas estatales a la inmigración”.

Rafael Blasco ha explicado que a pesar de los reiterados intentos de trabajar en común con Corbacho, en una Comunitat que cuenta con 884.000 inmigrantes y extranjeros, “jamás he recibido respuesta del gobierno Central, por eso espero y deseo que Valeriano Gómez demuestre una mayor sensibilidad por apoyar a la tercera región española con más población española”.

“No estamos pidiendo nada imposible, solo lo que es justo y nos corresponde: que se haga un reparto del Fondo de Acogida e Integración que obedezca a criterios objetivos – basado en el número de inmigrantes y el porcentaje de población inmigrante- y no a criterios políticos, como hasta ahora. Porque no está claro que la tercera comunidad con mayor número de inmigrantes sea la penúltima en ayudas del gobierno”.

En este sentido, Blasco ha recordado que con Corbacho en el Ministerio de Trabajo e Inmigración, los recortes para la Comunitat Valenciana han alcanzado un 67%. Este año, nuestra región recibirá 7,6 millones de euros frente a los 22 millones del primer año de Corbacho como ministro, pese a ser la tercera región de España con mayor número de inmigrantes y la segunda en términos porcentuales.

Asimismo, Blasco ha detallado que el Gobierno central ha reducido a 8,58 euros la inversión por inmigrante y año, frente a los 25,9 € del año pasado, y en los Presupuestos para 2011 vuelve a reducirse todavía más, lo que en su opinión es “una absoluta vergüenza”.

 

 

Subir