1 de diciembre de 2020 1/12/20

Bienestar Social pone en marcha un Plan de Actuación en Disfagia en centros de mayores y discapacitados

  • Entre el 40 y el 50% de las personas institucionalizadas padecen dificultades para deglutir alimentos y bebidas

  • El Plan incluye jornadas prácticas y formativas para el personal sociosanitario de los centros dependientes de la Generalitat

La Conselleria de Bienestar Social ha puesto en marcha un Plan Integral de Actuación en Disfagia, enmarcado dentro de los Programas Sociosanitarios de la Conselleria y dirigido a los profesionales de los centros residenciales para personas mayores y para personas con discapacidad dependientes de la Generalitat.

El Secretario Autonómico de Autonomía Persona y Dependencia, Joaquín Martínez, ha explicado que actualmente “la disfagia o dificultad para deglutir alimentos y bebidas, la padecen entre el 40 y el 50% de las personas institucionalizadas en nuestros centros. El Plan Integral de Actuación en Disfagia es una experiencia piloto que se irá adaptando a las necesidades que se detecten con su puesta en marcha”.

Uno de los objetivos que persigue esta iniciativa –ha destacado Martínez- es proporcionar al personal encargado del cuidado de las personas institucionalizadas en los centros residenciales para mayores y para personas con discapacidad dependientes de la Conselleria, los conocimientos básicos para la detección, prevención y tratamiento de la disfagia, debido a su elevada incidencia en este colectivo y a las graves complicaciones clínicas que esta alteración conlleva”.

En una primera fase del Plan, se están desarrollando jornadas prácticas dirigidas al personal de estos centros, concretamente a médicos, coordinadores de enfermería, fisioterapeutas y logopedas.

Posteriormente, se van a desarrollar unos cursos de formación específicos tanto para el colectivo de enfermería como para el de auxiliares y cuidadores y, por último, se iniciará una fase de seguimiento con el objeto de incidir en la aplicación de los conocimientos adquiridos durante la fase de formación. Paralelamente, se realizarán visitas periódicas a los centros y se revisarán los aspectos prácticos de mayor importancia.

Entre el 40 y el 50%
La disfagia es especialmente común entre los personas mayores debido al envejecimiento de los mecanismos fisiológicos de la deglución (debilitamiento de los músculos mandibulares, la pérdida de dentición, disfunciones olfativas y gustativas y reducción de la salivación). Entre un 40 y un 50% de las personas ingresadas en los centros residenciales padecen esta dolencia.

Además, las personas de edad más avanzada tienen más probabilidades de sufrir enfermedades como demencia, enfermedad de Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple, o accidentes cerebrovasculares, que pueden conducir a insuficiencias en el proceso de la deglución.

Entre estos pacientes, los resultados de la disfagia pueden ser especialmente graves, en especial en lo referente a desnutrición y a enfermedades respiratorias.

El Secretario Autonómico ha declarado que la gravedad de esta disfunción “hace necesario establecer los protocolos de diagnóstico y las pautas de actuación adaptadas a las características de la persona que la padece, y esto es lo que estamos realizando con esta nueva iniciativa que en definitiva mejorará la calidad de vida de las personas institucionalizadas”.

Mejorar la nutrición de las personas mayores
No es la primera vez que la Conselleria de Bienestar Social, dentro de los Programas Sociosanitarios, lleva a cabo iniciativas dirigidas a mejorar la nutrición en las personas mayores.

Martínez ha indicado que es fundamental “la importancia que tiene la alimentación en este colectivo, siendo además en la actualidad una línea preferente en las intervenciones y actuaciones que desde la administración llevamos a cabo”.

Hace unos años se puso en marcha el Plan de Atención Nutricional que consistía, por un lado, en la identificación de todos aquellos problemas relacionados con la nutrición a través de la revisión de dietas en los centros dependientes de la Conselleria, la realización de estudios de aceptación de los menús y la valoración del estado nutricional.

Se diseñó y se puso en marcha un Protocolo de Valoración Nutricional cuyos objetivos eran la valoración del estado nutricional, la detección de la malnutrición y la instauración de una dieta adecuada para los mayores ingresados. Se editó, además, un Manual de Planificación de Dietas, con el objetivo de ofrecer una alimentación de calidad adaptada a las características del mayor, facilitar el diseño de menús, colaborar en la formación e información de los profesionales sanitarios y mejorar el grado de satisfacción de los usuarios.

Subir