17 de enero de 2020 17/1/20

Se reanudan las visitas turísticas guiadas para dar a conocer el patrimonio histórico de Bétera

Se reanudan las visitas turísticas guiadas para dar a conocer el patrimonio histórico de Bétera - (foto 1)
  • La primera visita guiada será el próximo sábado 12 de abril

  • El Ayuntamiento de Bétera, a través de la Concejalía de Turismo, realizará visitas turísticas guiadas gratuitas un sábado al mes, en horario de mañana

Las visitas podrán ser a la Alquería y la Torre de Bofilla, a la Villa Romana de L’Horta Vella o al Castillo. Cabría la posibilidad de combinar dos visitas en un mismo día. La Alquería y la Torre de Bofilla, así como la Villa Romana de L’Horta Vella se encuentran situadas fuera del casco urbano.

Los interesados podrán contactar en el correo electrónico visitas@betera.es , o de 9h. a 14h. en el teléfono 96 169 87 14, de lunes a viernes.

Para todos los asistentes a estas visitas guiadas, se recomienda el uso de gorra o sombrero, así como proveerse de agua. Se establecerá un punto de encuentro desde el cual se partirá al lugar o lugares que se vayan a visitar.

En este sentido, la primera visita guiada será el próximo sábado 12 de abril, a las 10.00 horas desde la Casa Nebot (c/Estación, nº 5). Los asistentes podrán disfrutar de una visita guiada a la Villa Romana de L'Horta Vella y a la Torre y Alquería de Bofilla.

ALQUERÍA Y TORRE DE BOFILLA

La Alquería y Torre de Bofilla es un despoblado medieval que se encuentra a 14 kilómetros de Valencia y a 3,5 de Bétera. Se trata de un asentamiento que surge con las necesidades defensivas de la taifa de Valencia en el siglo XI que quedó deshabitado a finales del siglo XIV, sin destrucción ni incendio, por lo que nos encontramos, casi intacto, un tipo de alquería musulmana cuya población continuó tras la conquista cristiana y, después de su excavación, se ha podido obtener la planta de una alquería medieval. La elección del lugar se debió a que había mucha agua, porque se disponía de un terreno con una elevación de unos quince metros para la construcción del sistema defensivo y, principalmente, porque había allí buena tierra para cultivar. Por la posibilidad de conocer la estructura, su excavación nos ayuda a conocer aspectos como la forma urbanística que tenía, el aspecto de las casas y sus dimensiones, cómo se distribuían, la relación y conexión entre ellas, o los edificios diversos que existían.

Todo el conjunto estaba protegido y cerrado por el sistema defensivo (torre y albacara), además de otro circuito para proteger la zona de residencia, el cual era doble en algunos de sus extremos, a la vez que estaba vigilado por las torres secundarias. Corresponde a la época musulmana y está considerado como Bien de Relevancia Local.

VILLA ROMANA DE L’HORTA VELLA

Se trata de un proyecto conjunto entre el Ayuntamiento de Bétera puesto en marcha en el año 2001, a través de la Regidoria d’Educació i Cultura, y la Universitat de Valencia, que la Direcció General de Patrimoni Cultural Valencià viene apoyando de manera decidida. Los resultados obtenidos han sido de sumo interés científico, generando una considerable expectativa en el mundo cultural de la comarca.

En la época romana, la vida urbana comienza a adquirir un gran desarrollo en todos los sentidos. En nuestro término municipal tenemos un ejemplo de esta construcción, la villa romana de L’Horta Vella, considerada como un Bien de Relevancia Local. Su ubicación geográfica y topográfica parece responder a una estrategia ocupacional romana en proceso de estudio que temporalmente se sitúa en el periodo alto imperial, momento de la máxima expansión de la cultura latina en tierras valencianas. El yacimiento se extiende sobre una gran área, en la margen derecha del Barranc de Carraixet, entre campos y acequias de riego, algunas de las cuales son acueductos romanos reaprovechados a lo largo del tiempo.

Los restos constructivos visibles y que se pueden visitar en la actualidad se han identificado como parte de los baños termales de la gran villa rústica romana que, al parecer, existió en este lugar, destacando entre otras estructuras las termas y la natatio o piscina, excavada en la campaña 2003, y que ocupa más de 60 metros cuadrados. Los resultados obtenidos en la campaña 2006 ampliaron de manera considerable las expectativas que hasta el momento se cernían sobre el yacimiento. En primer lugar, la constatación de que el establecimiento termal, presumiblemente asociado con una villa romana, ocupa una extensión sensiblemente superior a las previsiones efectuadas de acuerdo con los datos obtenidos en las campañas precedentes y, en segundo lugar, las importantes estructuras asociadas con la granja tardo‐antigua y visigoda. En la época islámica se produce la amortización de las estancias de la fase visigoda. Además, se ha descubierto un antiguo acueducto al límite sur de la villa y que se ha utilizado hasta ahora como acequia de riego. Todo ello hace necesario proseguir los trabajos de excavación arqueológica, a la vista del potencial que atesora este yacimiento, lo cual permitirá una adecuada conversión en museo y su puesta en valor al servicio de la sociedad valenciana.

EL CASTILLO

Es de origen musulmán, de la época medieval. Se encuentra restaurado y con expediente incoado de declaración de Conjunto de Interés Histórico Artístico de carácter Local y Provincial, así como bajo la protección de la Declaración genérica y la Ley sobre el Patrimonio Histórico Español. Tiene también la consideración de Bien de Interés Cultural Valenciano. Presenta un único recinto, de planta hexagonal, de 1.480 m², ligeramente irregular. Se construyó con seis torres, dos de base semi‐elíptica y cuatro de planta rectangular. De todas ellas destaca una de planta rectangular y alzada tronco‐piramidal, que corresponde a la torre señorial o del homenaje. Todas las torres tienen almenas acabadas en pequeños prismas puntiagudos. La entrada al interior del castillo‐palacio se encuentra en la zona occidental, y se hace pasando entre dos baluartes, encontrándose abrigada por la torre del homenaje y de una de las otras a la izquierda. Para poder entrar hay una escalinata, la cual sustituye a la rampa original. El interior del castillo ha sufrido tantas transformaciones que sólo se pueden apreciar pequeños elementos góticos, generalmente del siglo XV. Actualmente, varias dependencias del castillo se destinan a diferentes usos municipales.

ocultar
Se reanudan las visitas turísticas guiadas para dar a conocer el patrimonio histórico de Bétera
Subir