elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

El Laboratorio Municipal analiza los menús escolares y las cocinas de los centros educativos de Benidorm

El Laboratorio Municipal analiza los menús escolares y las cocinas de los centros educativos de Benidorm
  • Los técnicos toman muestras de las comidas que se sirven a los escolares para comprobar que cumplen con todos los parámetros de seguridad alimentaria

  • También se examinan los aceites de las freidoras, el agua y las superficies donde se manipulan los alimentos

El Ayuntamiento de Benidorm, a través de su Concejalía de Sanidad, analiza semanalmente los menús que se sirven en los comedores de los centros escolares de la ciudad para comprobar que los alimentos servidos cumplen con todos los parámetros de seguridad alimentaria. Estas tareas se han retomado a raíz de la vuelta a las aulas y la reactivación de los comedores escolares tras el parón estival, según ha explicado la concejal del área, Ana Pellicer, quien ha indicado que el objetivo de estas analíticas, que se desarrollan en el Laboratorio Municipal, es “garantizar la seguridad de los miles de niños y jóvenes de nuestra localidad, desde el punto de vista sanitario”.

Para realizar los análisis, “un técnico del Laboratorio se desplaza a los centros semanalmente a recoger muestras de todos los platos de los menús y comprobar su calidad”, con especial atención en las ensaladas, que se sirven crudas, y también en alimentos cocinados como carnes, verduras o pescados, entre otros. “Los resultados de los análisis nos pueden indicar si estos alimentos contienen algún tipo de bacteria, sea o no patógena, y saber si se están manipulando bien o no y qué pautas se pueden dar a las personas que los elaboran para mejorar”, ha explicado la concejal.

Igualmente, también se analizan “los aceites de las freidoras para comprobar la polaridad y alertar de cuándo hay que cambiarlos para evitar que acaben volviéndose tóxicos; y las superficies de cocinado para asegurarse de que están bien higenizadas”, señala Pellicer.

De este modo, aunque la actual legislación sobre seguridad alimentaria establece que las personas o empresas responsables de gestionar estos comedores han de guardar muestras de todos los alimentos que se sirven para analizarlos si fuera necesario o si se produjera algún tipo de intoxicación, la concejal de Sanidad ha expuesto que “en Benidorm, desde hace muchos años decidimos ir un paso más allá y hacer controles periódicos de estos espacios por la seguridad de nuestros menores”, con actuaciones que se realizan en muy pocos municipios de nuestro país. “Se trata de un trabajo callado y silencioso, que habitualmente no genera noticias porque los resultados de las analíticas salen bien”, ha agregado Ana Pellicer, que también ha manifestado que “para el Ayuntamiento y para esta concejalía es muy importante saber que las cocinas y los comedores escolares son espacios seguros, donde se trabaja bien y donde se da un buen servicio a los niños y niñas”.

El técnico del Laboratorio, Manuel Martínez, ha explicado que la toma de muestras se realiza en un total de 17 centros educativos de Benidorm: los trece colegios públicos de Infantil y Primaria, las tres escuelas infantiles municipales y el centro ocupacional Doble Amor, y que las mismas permiten analizar, entre otras cosas, la presencia de aerobios –o bacterias generales no patógenas-; enterobacterias –que pueden producir vómitos, diarrea, etc., como por ejemplo la salmonella-; de e.coli; listeria y estafilococos. El funcionario ha señalado que, además de todo lo indicado anteriormente, también se analiza el agua de la red, de los aljibes y de las fuentes de los patios para comprobar igualmente su calidad. 

Subir