8 de abril de 2020 8/4/20

Benidorm reabre al tráfico El Cruce y toda la avenida Jaime I

Benidorm reabre al tráfico El Cruce y toda la avenida Jaime I - (foto 1)

    La Concejalía de Movilidad ha reabierto al tráfico El Cruce y toda la avenida Jaime I, después de que las obras que se han realizado en ambos puntos estén prácticamente terminadas a falta de los remates finales, y una vez que los técnicos municipales han confirmado que las condiciones de circulación son las idóneas y que toda la red semafórica funciona de forma coordinada.

    El edil de Movilidad y Obras, José Ramón González de Zárate, ha subrayado que se trata de “dos obras importantes” en las que se ha buscado “conseguir dos cosas fundamentales en una ciudad turística: asegurar la accesibilidad a los ciudadanos, y renovar la escena urbana”.

    En el caso de Jaime I, ha recordado que la avenida estaba “dañada y muy perjudicada en los últimos cinco años” y que las obras de remodelación han consistido en la renovación de aceras, la instalación de arbolado y la sustitución de las farolas del alumbrado público por otras de menor consumo energético. Además, se ha implantado una “nueva configuración del tráfico”, dando más protagonismo al peatón y a la bicicleta, y limitando la circulación del tráfico rodado a velocidades de 20 y 30 kilómetros por hora.

    De Zárate ha pedido a los ciudadanos “precaución” y que “cumplan con las señales de tráfico y las nuevas limitaciones de velocidad” en esta avenida, y acto seguido ha incidido en que la normativa de tráfico es clara a la hora de dar prioridad “en primer lugar al peatón, segundo a la bicicleta y después al resto de vehículos”.

    El edil ha explicado que en los próximos días podrían producirse “pequeños cortes de tráfico puntuales” en el tramo renovado de Jaime I por la instalación de las nuevas farolas.

    Por lo que respecta al Cruce semafórico situado en la intersección de las avenidas Beniardá, Jaime I, Alfonso Puchades y Tomás Ortuño, el edil ha explicado que el objetivo de esta obra ha sido el hacer totalmente accesible un punto por el que “hay días que pasan más de 16.000 personas andando”. Para ello, se han sustituido las isletas en altura que existían –que suponían un problema para personas invidentes o con movilidad reducida- por otras a nivel de calzada y protegidas por pivotes.

    De Zárate ha remarcado que con la eliminación de las isletas en altura el Cruce queda “accesible al 100%” y “con las medidas de seguridad fundamentales para transitar” por un punto de confluencia “de cuatro grandes avenidas”. Además, dentro de la obra se han renovado los semáforos, implantando un sistema para invidentes.

    Subir