20 de febrero de 2020 20/2/20

Diputación y Generalitat restauran el San Francisco de Asís de la Iglesia de Santo Tomás

Diputación y Generalitat restauran el San Francisco de Asís de la Iglesia de Santo Tomás  - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Diputación y Generalitat restauran el San Francisco de Asís de la Iglesia de Santo Tomás  - (foto 2)

    El trabajo conjunto de la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana, canalizado a través del Institut Valencià de Conservació i Restauració de Béns Culturals (IVACOR), ha permitido la recuperación del “San Francisco de Asís confortado por un ángel músico” de la Iglesia Parroquial de Santo Tomás de Villanueva de Benicàssim. Un lienzo de José Camarón y Bononat, considerada una obra capital de este afamado pintor y académico castellonense del siglo XVIII.

    La decoración pictórica de la Iglesia de Santo Tomás de Villanueva está considerada como uno de los conjuntos pictóricos más completos de los que realizó por José Camarón con motivo de la renovación pictórica de la iglesia, la cual fue llevada a cabo gracias al mecenazgo del erudito Francisco Pérez Bayer (1711-1794) que costeó la nueva edificación realizada por el arquitecto Joaquín Ibañez García.

    Las pinturas realizadas por Camarón comprenden el lienzo del altar mayor, y los de los altares situados entre los intercolumnios de la nave, así como las pinturas murales de las pechinas de la cúpula, un retrato del fundador y una tabla en la sacristía. Las pinturas debieron ser realizadas entre 1769, año en que se inició la construcción de la iglesia, y 1774, fecha en que se publicó Viaje de España de Antonio Ponz, quien describe las pinturas en este libro. Durante la Guerra Civil los lienzos fueron trasladados a Castellón, de donde fueron devueltos en 1939 tras una restauración.

    El lienzo sigue muy de cerca la composición que sobre el mismo tema pintó en 1620 Francisco Ribalta para la Iglesia de los Capuchinos de Valencia, actualmente en el Museo del Prado. Este mismo tema fue desarrollado posteriormente por Camarón, en otro lienzo para uno de los altares del crucero de la Catedral de Valencia. Posiblemente la elección del tema debió responder a un encargo impuesto por el comitente de la decoración pictórica de la iglesia, Francisco Pérez Bayer, al tratarse del santo de su nombre.

    El cuadro representa a San Francisco de Asís en los últimos años de su vida, cuando cansado y enfermo, de ahí que esté semitendido en un lecho y con rostro macilento, recibe el consuelo espiritual de un ángel musicante en el interior de su celda, a lo que el santo responde manifestando una actitud entre asombro y gozo. En primer término los objetos usados para sus ejercicios de meditación y sacrificio: una calavera, símbolo de la vida penitencial del santo, un libro de espiritualidad y una palmatoria. El primer cronista de este acontecimiento fue San Buenaventura /1217-1274) que lo incluyó en su Legenda maior escrita en 1261.le del

    Subir