4 de junio de 2020 4/6/20

Más de 200 personas asistieron a los VII Jocs Taronja en Benetússer para visibilizar la igualdad y al colectivo LGTBI

Más de 200 personas asistieron a los VII Jocs Taronja en Benetússer para visibilizar la igualdad y al colectivo LGTBI - (foto 1)
  • El torneo fue íntegramente organizado por mujeres y con una participación mayoritaria

El domingo 8 de marzo, se celebró en la plaza de la Iglesia de Benetússer, la VII edición del torneo internacional Jocs Taronja, organizado por La Robera Sala d’Armes junto con el club deportivo LGTB+ Samarucs y el Ayuntamiento del municipio. Una iniciativa de visibilización y reivindicación LGTBI, de lucha contra la homofobia en el deporte, en pro de la normalización, de la diversidad y de rechazo a cualquier tipo de discriminación.

“Desde el Ayuntamiento de Benetússer estamos muy agradecidos por la labor que desempeña el club, ya que consideramos necesarias iniciativas como esta para visibilizar la lucha por la igualdad, no solo en el ámbito deportivo sino también en todos los demás”, afirma el concejal de Deportes, Rafael Del Río.

El torneo se celebró bajo el lema “Acepta el desafío”, que invitaba a los tiradores y tiradoras a retarse entre sí en duelo con cualquiera de las tres armas del deporte olímpico de la esgrima: la espada, el sable y el florete.  Además, contó con esgrima adaptada a personas con diversidad funcional.

Del medievo a la actualidad para defender los valores deportivos

Un duelo es el combate donde dos personas se enfrentan individualmente, y en sus orígenes solía estar ritualizado, reglamentado y vinculado a la honorabilidad. En el siglo de oro se celebraba con las primeras luces del alba, cuando una de las partes había desafiado a otra al combate. Este espíritu medieval es el que quiso recuperar la organización con la celebración de este torneo para dar más visibilidad al deporte y sus valores.

Gran afluencia de público y participación

El desafío contó con 74 participantes de todas las edades y a lo largo de  la mañana asistieron más de 200 personas a ver el torneo, caracterizándose la jornada por el clima de deportividad y buena convivencia entre los asistentes.

Els VII Jocs Taronja contaron con clubs de esgrima de la Comunitat Valenciana de prestigio, como el club de esgrima Ágora, club de esgrima Touché de Castellón, club de esgrima Marítim de València, club de esgrima Azahar de Castellón y la Universidad Católica de València. Además, se contó también con la participación de los colegios de Horta sud, CEIP ORBA de Alfafar, CEIP L’Horta de Paiporta, Colegio Julio Verne School de Torrente, CEIP Vicent Ricard i Bonillo de Benetússer. Diferentes comercios de la comarca y València también colaboraron aportando premios y regalos para los participantes.

Esta disciplina deportiva está tomando cada vez más fuerza en Horta Sud y por ello participaron deportistas de alto nivel, como Marta Frasquet, árbitro nacional y tiradora homenajeada por su recorrido profesional; Judith Zarcos, actual campeona universitaria de espada de la Comunitat Valenciana; Liliana Delgado, que fue campeona nacional en la categoría de cadete; Robin Haon-Gasc, que fue bronce en la copa de Europa en la categoría cadete; Toni Carles, tres veces campeón de España por equipos y Víctor Lillo, campeón por equipos de la CV.

Organización femenina y grandes talentos locales

En la jornada deportiva destacaron Leire Puig y Ana Ochando, jóvenes promesas de Benetússer que hicieron frente al alto nivel de la competición; un encuentro organizado exclusivamente por mujeres y llevado a cabo por parte de la junta directiva de la Robera: Dolores Aguado, Laura Pérez y Ana Martínez, con la colaboración de Mª José Jordán, Amelia Martí, Amparo Iranzo, Elvira Morales, Elena y  Ana Puig.

De la lucha con florete al arroz al horno

La Jornada empezó con los desafíos de esgrima y mientras avanzaba la mañana los asistentes pudieron disfrutar de dos talleres gratuitos: uno de esgrima deportiva y otro de Ludosport, deporte con sables de luz.

La mañana fue acompañada musicalmente por el grupo de música de Horta Sud, el Eco de los Patos, y para finalizar La Falla Joventut colaboró con una gran paella y un concurso de arroz al horno que hizo las delicias del público.

Subir