24 de febrero de 2020 24/2/20

La Ribera pone en marcha un programa psicoeducativo para personas con trastorno bipolar

  • El objetivo principal es dar información clara de la enfermedad, para que los pacientes aprendan a convivir con ella, y mejorar su calidad de vida

  • Unas 5.000 personas del Departamento de Salud de La Ribera podrían estar afectadas de trastorno bipolar en grado diferente

El Departamento de Salud de La Ribera, a través de su Equipo de Salud Mental, ha puesto en marcha esta semana un grupo psicoeducativo para pacientes afectados de trastorno bipolar.

Éste es el segundo año consecutivo que se pone en marcha este grupo, con el que se pretende difundir información clara y precisa de la enfermedad, con el fin de que los pacientes aprendan a convivir con ella, siendo capaces de detectar precozmente una recaída, seguir de forma correcta la medicación y mejorar su calidad de vida en cuanto a relaciones sociales se refiere.

A cargo del grupo psicoeducativo se encuentran una psiquiatra, una psicóloga clínica y una enfermera de salud mental del Departamento de Salud de La Ribera. Este grupo está compuesto de 10 a 15 pacientes, de diferente edad y sexo, que se reúne una vez a la semana durante cuatro meses, en sesiones de 90 minutos. Durante estas sesiones, los pacientes reciben información sobre aspectos determinados de la enfermedad y aprenden técnicas psicológicas para el manejo del estrés y habilidades sociales. Asimismo, los pacientes comparten sus opiniones o experiencias con el resto del grupo.

El trastorno bipolar es una enfermedad crónica en la que se ven alterados los mecanismos que regulan el estado anímico y el nivel de actividad de la persona que lo padece. Los pacientes experimentan a lo largo de su vida una sucesión de períodos de normalidad que se alternan con episodios en los que la vitalidad y el estado de ánimo del paciente se desajusta pudiendo padecer ciclos de exaltación (manía) y otros de depresión.

Durante los episodios maníacos, el paciente experimenta euforia, hiperactividad, locuacidad, sensación de poder, irritabilidad, poca necesidad de dormir o insomnio y comportamiento temerario. Por su parte, los períodos de descenso de vitalidad o depresivos se caracterizan por falta de energía, desánimo, desinterés, tristeza, desesperanza, llanto, lentitud de pensamiento y comportamiento retraído.

Se calcula que el trastorno bipolar afecta al 2% de la población, de manera que, en el caso del Departamento de Salud de La Ribera, unas 5.000 personas podrían estar afectadas en grado diferente.

El trastorno bipolar puede aparecer tanto a edad temprana como en la fase adulta. Se desconoce la causa de cómo se produce, si bien se sabe que concurren factores genéticos, biológicos, psicologicos, sociales, ambientales y tóxicos en su aparición.

Un diagnóstico precoz es importante, ya que, pese a ser una enfermedad crónica, existe tratamiento farmacológico para estabilizar el humor y posibilitar una vida normal. Se ha demostrado que añadir tratamientos psicológicos, como la psicoeducación, mejora la evolución y el pronóstico de la enfermedad, al facilitar la cumplimentación de tratamiento y prevención de recaídas. Con ello, mejora la calidad de vida de los pacientes y la de sus relaciones sociales y familiares. El objetivo de estos grupos es hacer al paciente experto en su enfermedad permitiéndole manejarla mejor.

Subir