elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

La okupación salpica con fuerza a Alzira

La okupación salpica con fuerza a Alzira
  • En las últimas dos semanas la Policía Local ha impedido tres okupaciones en diferentes viviendas de la localidad

Gran despliegue policial en la localidad valenciana de Alzira para poner freno a la okupación ilegal. La Policía Local ha impedido que en las últimas dos semanas se produjeran hasta tres okupaciones en diferentes inmuebles. Unas actuaciones en las que la colaboración ciudadana ha sido clave y dos personas – un hombre y una mujer – han sido detenidos.

“Estamos satisfechos con el trabajo de la Policía, que ha actuado con rapidez para evitar este delito. Queremos agradecer de nuevo la colaboración e implicación de los vecinos, que es esencial en estos casos” ha apuntado la concejala de seguridad, Sara Garés.

La primera de las intervenciones tuvo lugar el pasado viernes 11 de septiembre en la calle Olivera. Un vecino escuchó ruidos en una de las casas de su edificio y alertó a los agentes, quienes se trasladaron inmediatamente al lugar de los hechos. A su llegada, comprobaron que tanto la puerta de la calle como de la propia casa estaba forzadas.

Una vez dentro de la vivienda, sorprendieron a un hombre y una mujer junto a una caja de herramientas con las que – supuestamente- habrían forzado la entrada. Ambos fueron detenidos tras verificar que no eran los propietarios de la casa ni tenían consentimiento para estar en ella.

Por otro lado, esa misma semana Alzira sufrió un segundo intentó de okupación. Ocurrió en la calle Peris donde se precintó una vivienda tras el aviso de los vecinos, quienes poco después volvieron a dar aviso de que se había roto el precinto poniendo de nuevo en alerta a los agentes.

A su llegada, localizaron en el interior del inmueble a tres hombres encapuchados que finalmente no pudieron ser detenidos. 

Finalmente, el pasado jueves se recibió un nuevo aviso de intento de okupación que se saldó sin detenidos. Ocurrió en la calle Trafalgar, también a consecuencia de una llamada telefónica que alertaba de un posible robo. En el momento en el que acudió la policía se encontraron el acceso al balcón roto y cambiado el bombín de la puerta.

Subir